Ley de libertad religiosa abriría portillo para dar beneficios a otras iglesias, afirma analista

privilegio​Viceministro de la Presidencia afirma que proyecto no riñe con iniciativa de un Estado laico

El proyecto de Ley para Libertad Religiosa y de Culto, que el Poder Ejecutivo convocó al período de sesiones extraordinarias de agosto en el Congreso, abriría un portillo para que iglesias no católicas reciban beneficios económicos del Estado, indicó este lunes la socióloga y catedrática de la Universidad de Costa Rica, Montserrat Sagot, durante una entrevista en el programa Nuestra Voz.

Socióloga, montserrat sagot

La analista calificó de "muy grave" que, en lugar de avanzar hacia una discusión de un Estado laico, como lo prometió el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, durante su campaña política, estemos como país extendiendo los beneficios que disfruta la iglesia católica a otras denominaciones religiosas.

Sagot también manifestó su preocupación por la inclusión de nuevas figuras en el proyecto de ley, entre ellas el derecho a evangelizar (que no está negado) y la probabilidad de declarar de interés público las actividades de grupos religiosos.

Por su parte, el viceministro de la Presidencia, Daniel Soley, negó que la inclusión de este proyecto en la convocatoria a extraordinarias contradiga la intención del Ejecutivo de hacia un Estado laico. "Lo que se pretende es regular las relaciones entre el Estado costarricense y las distintas iglesias", aseveró.

viceministro de la presidencia, daniel soley

Soley no se refirió a la posibilidad de que se otorguen fondos públicos a las agrupaciones religiosas, para él son los diputados los responsables de discutir y aprobar o descartar esta reforma.

El proyecto, que promueve la libertad religiosa, fue presentado bajo el expediente 19.099 por el exdiputado de Restauración Nacional, Carlos Avendaño (2010-2014), pretende una definición jurídica para las iglesias no católicas, así como establecer los derechos y deberes de luteranos y evangélicos, entre otras denominaciones.

Costa Rica es el único país del continente cuyo Estado tiene filiación religiosa. Un Estado laico requiere una reforma constitucional.