Lluvias dispararon casos de bacteria clostridium en hospital de Puntarenas, explica CCSS

enfermedad​Caja integró un grupo de médicos para investigar la muerte de 22 pacientes

La estación lluviosa disparó el número de casos de pacientes con la bacteria clostridium difficile en el Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, explicaron este miércoles epidemiólogos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

El epidemiólogo Roy Wong puntualizó que en los meses de setiembre, octubre y noviembre aumentó la cantidad de personas con enfermedades respiratorias, debido a las lluvias.

Dijo que los antibióticos que se recetan para pacientes con cuadros respiratorios son muy fuertes y alteran la flora intestinal, lo que los vuelve más vulnerables a la bacteria clostridium.

Los médicos de la CCSS reconocieron que el hospital de Puntarenas presenta un incremento inusual de los casos de clostridium, pero dijeron que aún no puede hablarse de un brote.

Este año, se han reportado 52 casos de personas atendidas en el hospital de Puntarenas, lo cual significa un promedio de casi cinco pacientes al mes.

Los médicos consideran normal un máximo de seis casos mensuales por centro médico.

Entre enero y noviembre murieron 22 personas que adquirieron la bacteria.

La epidemióloga Leandra Abarca aseguró que la institución formó un grupo interdisciplinario integrado por patólogos y epidemiólogos.

"El objetivo de este grupo es determinar cuántos de esos pacientes murieron a causa del clostridium y en cuántos el deceso se produjo por las enfermedades crónicas por las que habían ingresado al hospital", dijo.

La CCSS desconoce la fecha en la que estarán los resultados del estudio.

Para prevenir el incremento de pacientes con clostridium difficile, las autoridades del Monseñor Sanabria mantendrán aislados a los pacientes que contraigan la bacteria. Además, podrían restringir las visitas a estos pacientes.

En el hospital se extremará la vigilancia epidemiológica y las medidas de higiene, por ejemplo con el lavado de la ropa que usan los pacientes contagiados.

Los últimos brotes de clostridium que se presentaron en hospitales de la Caja se dieron en 2009 y 2010. El primero de ellos afectó al Hospital San Juan de Dios, allí se reportaron 600 casos en seis meses.

En 2010, se presentó otro en el Hospital Calderón Guardia. En esa ocasión, se registraron 81 casos en tres meses.

La bacteria clostridium difficile afecta mayormente a pacientes que tienen sus defensas bajas o que padecen enfermedades crónicas como la diabetes, el cáncer o la hipertensión.