No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Magnate Silvio Berlusconi al frente pero sin mayoría en elecciones legislativas en Italia

​​ De confirmarse los resultados, dejaría un escenario político muy incierto en dicho país 

La coalición de derecha liderada por el magnate Silvio Berlusconi sería la vencedora este domingo de las elecciones legislativas en Italia, pero sin obtener la mayoría necesaria para gobernar, según sondeos a boca de urna difundidos tras el cierre de la votación.

El partido Fuerza Italia, encabezada por tres veces primer ministro, aliado entre otros con los xenófobos de la Liga Norte y los neofascistas Hermanos de Italia, lograría entre el 30 y el 41 por ciento de los votos, porcentaje insuficiente para gobernar, según sondeos a boca de urna divulgados por la televisión pública RAI.

Los mismos sondeos aseguran como el mayor partido de Italia a la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas con entre un 29 y un 32 por ciento de los votos.

Si se confirman estas estimaciones, la coalición de derecha tendría que negociar con otras formaciones para poder formar un ejecutivo, por lo que el escenario político se presenta muy incierto.

Se trataría de negociaciones muy difíciles y recuerdan a muchos italianos los años más negros de su reciente historia, marcados por embrollos y engaños que generaban gobiernos frágiles de poca duración.

El panorama se complicó debido a la controvertida reforma electoral adoptada en octubre, que favorece las alianzas políticas y penaliza a formaciones independientes como el Movimiento 5 Estrellas, que obtendría en solitario un éxito histórico.

"Lo que resulta seguro es que el M5E será el pilar de la próxima legislatura, es el resultado de años de trabajo", comentó un vocero de la formación, Alfonso Bonafede, a el canal de televisión La7 tras conocer los sondeos.

Como una verdadera "derrota" fue calificada por los medios de prensa el resultado del mayor partido de la coalición de centro-izquierda, el Partido Democrático, liderado por Matteo Renzi, que alcanzaría un decepcionante resultado de entre 21 y 23,5 por ciento.

Cautela con los sondeos

Sin embargo, los sondeos deben tomarse con cautela, dado que el margen de error es de aproximadamente del 4 por ciento y debido al complejo sistema de votación, que se aplica por primera vez, los resultados pueden revertirse.

La ley electoral combina el sistema proporcional con el mayoritario, y las estimaciones no permiten dar una idea precisa de la composición de las dos cámaras del Parlamento, que Italia tienen el mismo poder.

Según los expertos, el umbral para obtener la mayoría de los escaños es del 40 al 45 por ciento.

Por lo tanto, aún es demasiado pronto para saber si efectivamente Silvio Berlusconi no cuenta con la mayoría suficiente.

El magnate y tres veces primer ministro, de 81 años, reapareció en el ruedo de la política tras haber sido inhabilitado hasta el 2019 por fraude fiscal, para impedir que los "indignados a la italiana" se tomaran el país y "salvar a Italia de nuevo", según anunció durante la campaña electoral.

La campaña estuvo dominada por temas como la inmigración, la inseguridad y millonarias promesas económicas imposibles de cumplir, además de agresiones e insultos entre militantes neofascistas y antifascistas, algo que no se veía desde los años 80.

La Liga Norte de Matteo Salvini, con un 12 al 16 por ciento compite dentro de la misma coalición con Fuerza Italia de Berlusconi, del 13 al 16 por ciento, según los sondeos a boca de urna.

La Liga de Salvini ha irrumpido con fuerza como una formación ultranacionalista y euroescéptica, siguiendo el modelo del Frente Nacional francés de Marine Le Pen.

Una victoria de Salvini, que prometió la expulsión de 600.000 inmigrantes y cerrar las fronteras, pondría a temblar a buena parte de Europa, mientras Berlusconi, inhabilitado para el cargo debido a una condena por fraude fiscal, intenta tranquilizarla proponiendo como primer ministro al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Segura de su victoria, la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, que participó en solitario y se negó a pactar alianzas, presentó antes de las votaciones a los 17 ministros "intachables" de su futuro Ejecutivo y anunció que ahora pasa a ser una fuerza de gobierno para cambiar el país.

"Se acabó la fase en la que estábamos en la oposición y ahora vamos a gobernar", lanzó el viernes el joven Luigi Di Maio, candidato con sólo 31 años al cargo de primer ministro.

El engorroso resultado abre el camino a todos los escenarios posibles: mayoría de derecha, coalición entre Forza Italia y el centro-izquierda, algo difícil según los comentaristas italianos, e incluso una alianza entre la Liga y el M5E, que podría teóricamente alcanzar la mayoría en el Parlamento.

Sin embargo sus dos líderes han rechazado tajantemente esa posibilidad.

Unos 46 millones de italianos fueron convocados a elegir 630 diputados y 315 senadores.

Las urnas cerraron a las 11 p. m. (hora de Italia) y los primeros resultados oficiales llegarán la madrugada de este lunes.

En numerosos colegios electorales se registraron largas colas en parte por la elevada participación y sobre todo por el nuevo sistema electoral, para muchos complejo y difícil de entender.