Mandatario prevé un camino difícil a plan para crear impuesto al valor agregado

reforma​Muchos de los que no apoyan los impuestos los pedían “a gritos” hace seis meses, expresó Solís

El proyecto para transformar el impuesto general de ventas en un Impuesto al Valor Agregado (IVA) -que planea presentar el Gobierno en diciembre ante el Congreso- tendrá un debate complicado, prevé el presidente de la República, Luis Guillermo Solís.

El mandatario manifestó este lunes que muchos de los que hoy se oponen a nuevos impuestos los pedían a "gritos" hace seis, aunque no específico a quiénes se refería.

"Va a ser un debate complicado como todos los debates en torno a impuestos, que no nos gustan, pero que se vuelven necesarios", dijo el Presidente tras la graduación de 396 oficiales de la Fuerza Pública, en la Plaza de la Democracia, en San José.

Indicó que la propuesta del gobierno es que el impuesto al valor agregado empiece a regir en 2016 y aseguró que hará todo lo necesario para convencer sobre la necesidad de más tributos.

El proyecto busca convertir el impuesto de ventas, cuya tasa es de un 13 por ciento, en un IVA que gravará los bienes y los servicios. El IVA es un tributo que se paga y se cobra en las distintas etapas del proceso productivo y rige en la mayoría de países del mundo.

Con el modelo actual de impuesto de ventas, se paga a la Dirección General de Tributación la totalidad de lo cobrado por el gravamen al vender un producto o servicio. De aplicarse el IVA, cada empresa cobra lo que ya ha pagado en cada compra de insumos y traslada al fisco la parte que le corresponde en su venta.

Solís aseguró en declaraciones anteriores que el IVA exonerará del cobro a los servicios de salud y educación privadas. Con este proyecto, el Poder Ejecutivo espera recaudar ¢300 mil millones anuales.