No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Mediante dudoso mecanismo, Hacienda financiaría déficit con deuda externa

​Economistas alarmados por impacto en economía y diputados piden explicaciones al sentirse burlados

La colocación de $1.500 millones en el mercado local, para financiar el déficit fiscal y los problemas de circulante del Gobierno, anunció el Ministerio de Hacienda el pasado 17 de noviembre, lo cual ha generado una serie de reacciones en el mundo empresarial, legislativo y en el gremio económico.

De lo poco que el citado ministerio dio a conocer el pasado 17 de noviembre, en un comunicado de prensa, se sabe que fueron cuatro los puestos de bolsa debidamente inscritos que participaron con sus respectivas ofertas –por un total de $3.700 millones—y cuya recepción venció el 15 de noviembre.

La figura utilizada para captar esos dineros es denominada ¨contratos de colocación” y es considerada por algunos entrevistados que pidieron el anonimato como un subterfugio para recurrir a fondos externos sin pasar por la Asamblea Legislativa, donde este tipo de créditos requiere de 38 votos.

Al concederse la emisión a un puesto de bolsa, ésta puede posteriormente colocarla en el extranjero sin estar, para entonces, sujeta a lo establecido por la Carta Magna. La polémica se encendió esta mañana en el programa Nuestra Voz, cuando el economista Gerardo Corrales compartió con doña Amelia Rueda que con este mecanismo podría estarse soslayando la norma constitucional que exige 38 votos mínimos para captar deuda externa.

Para el exministro de Hacienda, Edgar Ayales, desde el punto de vista macroeconómico, la situación también es preocupante. “No hay duda de que estos recursos tendrán que provenir de mercados externos, ya que el interno está seco. No hay entidad a la que recurrir para captar dinero del mercado interno, ni la Caja Costarricense de Seguro Social, ni los bancos, ni el Instituto Nacional de Seguros disponen de montos como el que se ofertó”, afirmó Ayales.

Las consecuencias, para ambos economistas, serán terribles en el mediano plazo. Según ellos, el Gobierno de Luis Guillermo Solís podrá concluir su administración, el próximo 8 de mayo, sin problemas de liquidez para hacer frente a sueldos y otros gastos, sin necesidad de presionar por una reforma fiscal. “Este monto le alcanza para sufragar los egresos durante los meses que le quedan”, reiteró.

Sin embargo, lo grave radica en que el ingreso de los $1.500 millones creará un ambiente ficticio de estabilidad económica, donde no aumentarán el tipo de cambio, las tasas de interés ni la inflación. Por el contrario, explicaron, al ingresar dólares y cambiarlos a colones, la moneda nacional se revaluará. Solo que la factura vendrá después, con una impostergable devaluación del colón, alzas en las tasas en crédito en dólares y por supuesto un mayor costo de vida. Y ello sin tener ninguna reforma tributaria como paleativo.

Entre bambalinas, se asegura que con esta medida el Gobierno de Lui G. Solís puede mantener una buena imagen durante lo que le queda del periodo. El problema lo tendrá la Administración que le suceda a partir del 8 de mayo de 2018, cuando no haya posibilidades de un mayor endeudamiento, se dispare el tipo de cambio y la inflación y las tasas de interés sufran un alza acelerada.

En el corto plazo, los economistas prevén que en cuanto entre el dinero, en unas seis semanas, el dólar baje, las importaciones aumenten, los productores y exportadores sufran por la devaluación de las divisas y las personas quieran endeudarse nuevamente en dólares, que va a ser momentánemente más atractivo que las tasas de interés en colones. Será un mundo ficticio pero mucho mejor que el real.

Reacción política

En el ámbito legislativo, el diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), Rolando González, dijo que presentará una moción para pedirle cuentas al Primer Vicepresidente y Ministro de Hacienda Helio Fallas en el seno de la comisión de Ingreso y Gasto Público del Congreso.

Tanto la diputada del Movimiento Libertario, Natalia Díaz, como González consideran que el mecanismo utilizado por Hacienda “es una especie de triangulación para que, a través del mercado interno, el Gobierno se pueda brincar la disposición constitucional (artículo 121, inciso 15), que le otorga a la Asamblea Legislativa la potestad de aprobar o improbar el endeudamiento público externo, por al menos 38 diputados.

“Me parece que el Gobierno está escaso de recursos frescos y entiendo la preocupación. Sin embargo, esta no es la vía para hacerlo. Lo correcto es presentarlo ante la Asamblea Legislativa y no hacerlo a través de la contratación de un puesto de bolsa”, dijo Díaz.

González vislumbra como un acto irregular y altamente riesgoso para las finanzas públicas, la acción del Gobierno. “Este toma la vía de la Bolsa de Valores para hacer una subasta y colocar bonos a nivel internacional, burlando de esa manera el control de los diputados.”, aseguró. Apoyó la solicitud escrita del diputado Julio Rojas enviada al ministro Helio Fallas, en la que le pregunta sobre los fundamentos jurídicos de esa decisión.

Turismo en la picota

En el sector empresarial, la revaluación del colón traerá consecuencias negativas a los exportadores y a la industria turística, entre otros sectores.

Isabel Vargas, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR), explicó que el sector recibirá dólares pero pagará en colones sus compromisos financieros, proveedores, insumos, alimentos, que costarán más caro que las divisas que vamos a recibir, lo cual le resta competitividad al empresario turístico".

Agregó que el 29 de noviembre exportadores y empresarios del turismo tendrán una cita en el Ministerio de Hacienda para escuchar los planteamientos de las autoridades y las consecuencias para los sectores exportador y turístico”, concluyó.

Sobre el tema se procuró la versión del ministro de Hacienda Helio Fallas pero no respondió a la solicitud de entrevista. Tampoco contestó a un correo enviado.