No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

A menos de 5 meses de que empezaran a operar grúas de Japdeva, error humano provoca daño de $200 mil

​Movimientos de contenedores se disminuirán a la mitad, por lo que entidad registrará pérdidas de entre $180 mil y $240 mil por cada mes que tarde en llegar repuesto desde Singapur

A menos de cinco meses de que empezaron a operar las nuevas grúas de Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica de Limón (Japdeva), un error en la maniobra de un operador ocasionó un daño en la prensa para alzar los contenedores y ahora se tendrá que traer un repuesto cuyo costo supera los $200 mil y generará pérdidas millonarias a la institución.

Se trata de un fallo en una estructura hidráulica que es conocida como spreader. Su función es levantar de manera programada los contenedores, por lo que puede abrirse y cerrarse para hacer operaciones con containers de entre 6 y 12 metros de largo.

De acuerdo con el director de Ingeniería de Japdeva, Luis Vargas Araya, el daño se produjo hace "aproximadamente 15 días".

Japdeva tenía a disposición dos spreader, las cuales se utilizaban con las dos grúas pórticas tipo Post-Panamax -nombradas Glenda y Luisa en honor a dos exfuncionarias- que la entidad puso en operación el 22 de febrero del presente año, seis meses después de su llegada al país procedentes de China. Todo ese equipo tuvo un costo de $16 millones y estaba dirigido a agilizar el descargue de containers en el puerto de Moín, en Limón.

La estructura hidráulica está ubicada en la parte inferior de los cable de las grúas, donde normalmente se colocan ganchos. De acuerdo con el ingeniero Vargas, la misma es substituible y no forma parte como tal de la maquinaria principal.

"Eso fue lo que nos falló. En una maniobra de descargue de un contenedor en medio de una situación un poco compleja, según nos contó el operador, el spreader, a la hora de tratar de ponerlo en el nicho donde iba el contenedor dentro del buque, se quedó enganchado y a la hora de jalarlo se le dio más fuerza y salió dañado el spreader", explicó Vargas.

Pérdidas millonarias

Ahora la estructura quedó fuera de uso, por lo que la única que quedó disponible se alterna entre las grúas para que ambas se mantengan en operación, ya que no conviene que se mantengan sin uso. La operación se mantendrá de esa manera hasta que arribe a Costa Rica el spreader de repuesto, procedente de Singapur. El contratista agiliza el paso para hacer el envío del producto en menos de un mes, sin embargo, lo usual es que la entrega se tarde unos ochos meses.

El costo de la pieza es de $204 mil, tal y como el director de Ingeniería dijo que indicaba la cotización del fabricante Bromma, una de las compañías de su tipo más reconocidas en el mundo. Ese saldo no está incluida en las garantías de la grúa, por tratarse de un problema de operación.

La entidad tiene presupuestado realizar entre seis mil y siete mil movimientos de contenedores mensuales. Cada uno ellos tiene un costo de $60, por lo que Japdeva cobra entre $360 mil y $420 mil al mes si ambas máquinas funcionan simultáneamente. Al tener sus operaciones a la mitad, la institución perderá entre $180 mil y $240 mil por cada mes que se tarde en llegar el repuesto del spreader.

"Nuestro operador dijo que fue algo que se le salió de las manos. El caso lo denunciamos ante el Instituto Nacional de Seguros (INS) como un daño directo en la operación y estamos esperando el veredicto. En paralelo estamos buscando el marco para seguir operando con las dos grúas simultáneamente", manifestó Vargas.

Ese funcionario pasó ahora a operar una grúa tipo Liebherr de 15-20 años antiguedad con la que ya contaba Japdeva. "Está bastante nervioso y no queremos seguir arriesgando tampoco", señaló el director. El operador tiene entre 18 y 20 años de trabajar en la institución.

Fotografías de Óscar Lizano Acosta (Casa Presidencial) y Bromma.