Miles de franceses marcharon este domingo en favor de la familia tradicional

manifestación​Ciudadanos desfilaron bajo el lema “no a las madres de alquiler”

Decenas de miles de personas, que se opusieron hace 18 meses al matrimonio entre personas del mismo sexo, salieron de nuevo este domingo a las calles de París para protestar contra la política del gobierno socialista, acusado de querer destruir la familia.

Bajo el lema "No a las madres de alquiler", entre 70.000 personas, según la policía, y medio millón, según los organizadores, protestaron en París en esta ocasión contra el acceso de las parejas homosexuales a la reproducción asistida y a la gestación subrogada. En Burdeos, la manifestación atrajo a entre 7.500 y 30.000 personas, según las fuentes..

"La desconstrucción en curso de la política familiar es desastrosa, esta desconstrucción se acelera", dijo Ludovine de la Rochère, presidenta del colectivo organizador "Manif' pour tous" (Manifestación para todos).

Los manifestantes denuncian también la enseñanza en la escuela de una teoría de género que niega, según el colectivo, las diferencias entre sexos, si bien el gobierno desmiente que se enseñe esta teoría.

Bajo un cielo encapotado, numerosos manifestantes provenientes de diversos lugares de Francia desfilaban con pancartas, en las que se podía leer "Protegemos la familia", "Nuestros vientres no son carritos de la compra" o "La mujer no es una fábrica de bebés".

La cuestión de las madres de alquiler centra la mayoría de las quejas, a pesar de que el primer ministro francés, Manuel Valls, asegurara recientemente que este método "está y estará prohibido" en Francia..

Asimismo, el ejecutivo no contestó al fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que instó en junio a Francia a reconocer a los hijos nacidos de una madre de alquiler en el extranjero.

"¿Qué les diremos a los niños cuando sean mayores? ¿Que los compramos por varios miles de euros en internet?", se preguntó Eric, un joven padre presente en la manifestación.

La "Manif' pour tous" atrae a numerosos simpatizantes de derecha y de extrema derecha. En este sentido, varios responsables políticos del partido de derecha UMP, entre ellos varios exministros, participaron en la manifestación, al igual que una delegación del ultraderechista Frente Nacional.

Con todo, sólo un 31% de los franceses apoya la movilización de este colectivo, según un sondeo de Ifop para el sitio web Atlántico.

Por su parte, la ONG "All Out", que defiende los derechos de la comunidad homosexual, logró reunir cientos de personas en París el domingo, tras presentar el jueves al gobierno francés una petición de 200.000 firmas para "apoyar la igualdad" de "todas las parejas y todas las familias".