Miles de haitianos están en riesgo de ser deportados de República Dominicana

Deportación​Plazo para normalizar estatus finalizará este miércoles

Decenas de miles de haitianos, agolpados en las afueras de oficinas estatales de República Dominicana, podrán ser deportados a partir de la noche de este miércoles, cuando venza el plazo de inscripción para la regularización de inmigrantes, del que se estima quedarán fuera unos 200.000 haitianos.

Cuando las oficinas de recepción de solicitudes cierren este miércoles a las 7 p. m. (5 p. m., hora de Costa Rica), será el último chance para impedir deportaciones, pues finaliza el plazo del proceso para la regularización de inmigrantes que abrió el gobierno del presidente Danilo Medina.

"Aquellas personas que no se acogieron al plan de regularización, esas personas están sujetas a la repatriación", aseguró el martes por radio el viceministro de Interior, Washington González.

En 2013, una controvertida sentencia del Tribunal Constitucional determinó que no eran dominicanos los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en el país, ni aún cuando estuvieran asentados en el registro civil, lo que desató una ola de críticas dentro y fuera del país.

A raíz de esta controversia, que generó una crisis diplómatica entre ambos países, el gobierno de Medina abrió el proceso de legalización.

"Estarían quedando fuera unos 200.000 haitianos", calcula Roudy Joseph, coordinador del Movimiento Justicia Migratoria, formado hace un año por 18 organizaciones de la comunidad haitiana en Dominicana y unas 12 entidades de la Central Nacional de Unidad Sindical (Dominicana).

El cálculo de Joseph se basa en la Encuesta Nacional de Inmigrantes de 2012, realizada por el Fondo de Población de Naciones Unidas, que establece que en República Dominicana residen unos 560.000 inmigrantes, de los cuales 458.000 son nacidos en Haití.

El Ministerio de Interior calcula que al final del plazo se habrán registrado 250.000 extranjeros, con entre 94% y 96% de haitianos.

Joseph, inmigrante legal con 10 años en Santo Domingo, sostiene que los objetivos del plan no se han podido cumplir porque las oficinas de Interior y Policía han duplicado las exigencias que en principio establecía el reglamento.

El gobierno ha dicho que a partir de este jueves las personas que hayan sido preseleccionadas, aún cuando no hayan entregado toda la documentación, estarán resguardadas por un año.

Haití -el país más pobre de América Latina- y República Dominicana comparten la isla caribeña La Española. Su problema de migración se vio agravado tras el terremoto del 12 de enero de 2010, que dejó unos 200.000 muertos y un millón de desplazados en Haití.