"No quiero pensar que hay favoritismos" en la Defensoría, dice Solís sobre conflicto con taxistas especiales

reacción​Mandatario aseguró que las palabras de la Defensora de los Habitantes sobre la negociación fueron “muy fuertes”

El presidente Luis Guillermo Solís aseguró este jueves que "no quiero pensar que hay favoritismos en como la Defensoría acomete sus tareas", ante la fallida negociación que medió esa entidad entre el gobierno y los taxistas especiales.

Solís dijo que guarda la esperanza de que los representantes del Servicio Especial Estable de Taxi (SEE Taxi) y el gobierno vuelvan a la mesa de negociación para resolver el conflicto por los permisos sin necesidad de ir a las calles.

El mandatario aseguró que "no quiero calificar la acción de la Defensoría (de los Habitantes)" ya que se trata de un proceso en el cual esa institución sirve como mediadora.

Este miércoles los taxistas especiales se levantaron de la mesa de diálogo y rompieron la negociación luego de que recibieran notificaciones por parte del Consejo de Transporte Público (CTP) sobre la cancelación de 1.300 permisos de SEE Taxi.

Tras la ruptura de la negociación -que había iniciado el pasado 8 de julio- la defensora de los habitantes, Montserrat Solano dijo que hubo cosas por debajo de la mesa que no permitieron continuar la negociación.

Solano agregó que hay una actitud de distanciamiento y "divorcio" entre el gobierno y el CTP lo que no permitió el avance de los diálogos para buscar acuerdos.

El Presidente dijo que espera que la situación entre los taxistas especiales y el gobierno se resuelva pacíficamente.

Según Solís las declaraciones de la Defensora "son muy fuertes" y que eso plantea "prácticamente la ruptura automática en cualquier negociación".