Obama admite ante la ONU "responsabilidad especial" de EE.UU. y China en calentamiento global

DiscursoGobernante estadounidense reafirmó que su país respetará compromiso de reducir para 2020 un 17% de gases de efecto invernadero, respecto de los valores de 2005

El presidente Barack Obama instó el martes en la cumbre de la ONU a alcanzar un acuerdo mundial "ambicioso" para luchar contra el calentamiento global, una amenaza "creciente" ante la cual Estados Unidos y China tienen una "responsabilidad especial".

"Sean cuales sean los desafíos inmediatos que intentaremos responder esta semana -terrorismo, inestabilidad, desigualdades, enfermedades-, hay una cuestión que marcará este siglo de manera más espectacular que todas las otras: se trata de la amenaza urgente y creciente del cambio climático", lanzó Obama en la sede de la ONU en Nueva York.

"Sabemos lo que tenemos que hacer para evitar un daño irreparable. Tenemos que cortar la contaminación de dióxido de carbono en nuestros países para prevenir efectos peores del cambio climático", agregó el mandatario estadounidense, en un discurso pronunciado horas después de ordenar ataques aéreos en Siria contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Obama dijo que se reunió en Nueva York con el viceprimer ministro chino Zhang Gaoli, cuyo país ha superado a Estados Unidos como mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero.

El mandatario norteamericano afirmó que reiteró su "creencia" de que "en su posición de las dos economías más grandes y emisoras del mundo", Estados y China tienen una "responsabilidad especial de liderazgo".

"El clima cambia más rápido que nuestros esfuerzos para responder a ese cambio. Nuestros ciudadanos se manifiestan. No podemos hacer como si no los oyésemos", admitió.

El domingo, unas 600.000 personas se movilizaron en varias ciudades del mundo contra el calentamiento global, con una histórica marcha en Nueva York que reunió a 310.000 manifestantes, según los organizadores.

Respecto de las negociaciones previstas para diciembre de 2015 en París con vistas a un acuerdo internacional, el mandatario estadounidense indicó que se debe mostrar "más ambición".

En ese sentido, pidió un acuerdo "ambicioso", "global porque todos los países deben implicarse" y "flexible, porque países diferentes enfrentan realidades diferentes".

Estados Unidos anunciará en el primer trimestre de 2015 su objetivo de reducción de gases de efecto invernadero después de 2020, punto clave de las discusiones de París.

Obama reafirmó que su país respetará sus compromisos hasta ese año: reducción del 17 por ciento respecto de los valores de 2005.

Del lado de América Latina, los presidentes que intervinieron defendieron el accionar de la región y exigieron a los países industrializados del norte cumplir con sus responsabilidades históricas.

"Brasil no anuncia promesas sino que muestra resultados. Hemos reducido la pobreza y hemos protegido el medio ambiente", dijo la brasileña Dilma Rousseff, precisando que en su país "la deforestación se ha reducido en un 79 por ciento", y que está cumpliendo con el compromiso de reducir las emisiones de dióxido de carbono entre "36 y 39 por ciento" para 2020.

Rousseff se refirió a la acumulación de desastres naturales en los últimos años, adjudicada por la mayoría de los expertos al cambio climático, y recordó que afectan mayormente a los pobres.

"En un mundo de injusticia ambiental los pobres son los más vulnerables", indicó, pidiendo acciones para paliar esa situación, como un mejor acceso a servicios públicos, agua potable y salud.

El presidente venezolano Nicolás Maduro acusó a las "potencias contaminadoras" de querer aprovechar el calentamiento global, del cual a su entender son responsables para hacer aplicar su fórmula capitalista y hacer negocios.

"Quieren disfrazar las mismas fórmulas capitalistas tomando las banderas de los movimientos ambientalistas", afirmó.

A su turno, el boliviano Evo Morales, que habló en nombre del Grupo de los 77 y China que preside su país, manifestó las "dudas sobre la sinceridad y credibilidad" de algunas de las naciones del Norte, por ejemplo aquellas que no ratificaron o abandonaron el Protocolo de Kioto, como Estados Unidos y Canadá.