Argentina irá a su primera segunda ronda tras sorpresiva ventaja del conservador Mauricio Macri

Sorpresa

El conservador Mauricio Macri dio la sorpresa en las presidenciales del domingo al colocarse en virtual empate con el favorito Daniel Scioli, el candidato apoyado por la presidenta Cristina Kirchner. Ambos competirán en el primer balotaje de la historia argentina, el 22 de noviembre.

Cuando todos creían que el resultado estaba cantado a favor de Scioli, el búnker de Macri estalló en abrazos, globos y desconcierto al conocerse que se colocaba primero, con dos puntos por encima del aspirante oficialista en los primeros cómputos de la Junta Nacional Electoral.

Ninguno de los candidatos logró sumar el 45% de los sufragios, o el 40% y una diferencia de diez puntos sobre su rival segundo para ganar en primera vuelta.

Macri, ovacionado por sus partidarios, prometió a los que no lo votaron que se ganará su "confianza" y pidió el respaldo en el balotaje de los que sufragaron por los otros postulantes, incluso a los del progresismo socialdemócrata y la izquierda.

Impedida por ley de presentarse a un tercer mandato y sin delfín, Kirchner (62) respaldó a Scioli, quien a diferencia de la mandataria se inclina a la centro-derecha y es amigable con los mercados y los grupos económicos.

Con una inflación extraoficial del 20% al 30%, el país dejó de crecer a tasas del 8% como en épocas doradas de los Kirchner. El consumo aún es alto pero el nivel real de la pobreza es motivo de polémica con la oposición.

La era que cierran estas elecciones se inició con el fallecido marido de la presidenta, Néstor Kirchner (2003-2007). El matrimonio emergió con tinte izquierdista del 'default' y la peor crisis histórica en 2001.