Nicaragua paga a Costa Rica indemnización de ¢217 millones por invasión a isla Portillos

DesembolsoMonto cancelado tiene que ver con el acatamiento a la sentencia de la Corte Internacional de Justicia del 2 de febrero

El gobierno de Nicaragua pagó a Costa Rica los ¢217 millones correspondiente a la compensación por daños materiales por la ocupación militar que hizo en el 2010 en isla Portillos, situada al extremo norte de isla Calero, frente al mar Caribe.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MREC) informó este martes que el canciller nicaragüense, Denis Moncada Colindres, hizo entrega de una nota diplomática a su homólogo costarricense, Manuel González Sanz, en la que se notifica la transferencia de $378.890 acreditados a la Cuenta Reserva del Ministerio de Hacienda en el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

La medida es en acatamiento de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) del pasado 2 de febrero.

"Hemos verificado que el monto fue debidamente acreditado, por lo que nos complace que el Gobierno de Nicaragua haya cumplido su obligación hacia Costa Rica, según lo dispuso la Corte Internacional de Justicia. Acciones como esta contribuyen a que ambos países puedan gradualmente construir una mejor relación, para beneficio de sus pueblos", dice el anuncio al citar a González.

El desembolso incluye los intereses acumulados desde diciembre del 2015 a una tasa del cuatro por ciento, cuando el órgano internacional reconoció el derecho nacional a la compensación, sin embargo, Nicaragua había reconocido únicamente el pago de 188.000 dólares.

Ante ello, el tribunal de La Haya había sentenciado de que si el gobierno nicaragüense no realizaba el pago para el 2 de abril, empezarían a correr intereses moratorios a una tasa del seis por ciento.

La cifra recuperada por el país resultó ser menor a los $6,3 millones solicitados, debido a una incapacidad de la representación nacional de demostrar la mayoría de los gastos en los cuales incurrió para reparar los daños ambientales en la isla Portillos y en la defensa de la soberanía; es decir, Costa Rica culminó el proceso con apenas un 5,6 por ciento de lo calculado.

El pago se desglosa de la siguiente manera: $120 mil por degradación o pérdida de bienes y servicios ambientales, $2.708 por costas de restauración de humedales, $236.032 por costas y gastos que causaron las actividades ilícitas de Nicaragua, y $20.150 por concepto de intereses.

Según la resolución, el país incurrió en fallos como por ejemplo no saber demostrar con claridad que algunas facturas para el pago de imágenes satelitales correspondían a la zona en conflicto, o por ejemplo, pagó por imágenes que abarcaban una extensión de 200 kilómetros cuadrados cuando la zona apenas tenía 30 kilómetros cuadrados.

También se incluyó como parte del cobro el salario normal de oficiales y la creación de una base ambiental. En el primer caso la Corte determinó que la remuneración no implicó costos adicionales para el país y en el segundo que no obedecía a un aspecto directamente relacionado con la invasión por parte de Nicaragua.

El 7 de junio del 2016, el país presentó a Nicaragua su estimación del cobro, pero ante la negativa de esa nación, Costa Rica debió recurrir a la Corte Internacional de Justicia para que estableciera el monto de la compensación.

Fotografía tomada de: Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.