Para protegerlos, PANI separó de sus familias a 3.581 niños este año

Maltrato infantil​En algunos casos la intervención es un tema de vida o muerte.


El riesgo que amenaza a un menor de edad en su propia familia ha obligado al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) a remover al niño de su hogar en al menos 3.581 ocasiones, durante los los primeros ocho meses del año.

El dato corresponde a 38 de las 42 oficinas del PANI en el país; excluye las que cobijan los sectores de Desamparados, San José Este, Corredores y Osa, pues dichas sedes no han incorporado los datos a la nueva red de información del Patronato.

Tampoco se puede hacer una comparación con los datos de años pasados, pues anteriormente se utilizaba otro sistema informático, el cual no recogía todas las cifras a nivel nacional.

De las 3.581 intervenciones, un total de 807 corresponde a acciones inmediatas de separación; en síntesis: el PANI separa al niño ante la sospecha o indicio de que la integridad del menor de edad está ante un riesgo inminente. En algunos casos, explican los funcionarios de la institución, es un tema de vida o muerte.

Yenory rojas, abogada del pani

Las restantes 2.774 corresponden a separaciones que se ejecutan luego de una investigación; es decir, recibida la denuncia se inicia un proceso que concluye en que lo mejor para el menor de edad es "evacuarlo" de su hogar.

La separación del menor de su familia es una medida temporal, el plazo máximo es de seis meses, pero puede ser prorrogado por seis meses más en el caso de que un juez así lo dictamine.

El PANI interviene a partir de denuncias y luego sigue un protocolo técnico para determinar la situación del infante, este parte de fundamentos sociales y jurídicos. Las principales razones por las cuales se separa a un niño de su seno familiar es porque este es víctima de una agresión o porque se le estén coartando sus derechos.

También existe la posibilidad de que los padres entreguen directamente a sus hijos al PANI al considerar que no pueden cuidarlos. Del 2011 al 2014 se registraron 74 casos de este tipo.

Jorge Urbina, Coordinador del Departamento de Adopciones del PANI, manifestó que en la mayoría de esos casos, los padres, tras el apoyo que brinda el Patronato y otras instituciones del Estado, rectifica y terminan conservando a sus hijos.

Excepcional

El especialista enfatizó que la separación de los niños de su familia es una medida excepcional y que es “la última opción”, pues la norma es garantizarle al menor una vida en familia. Así lo señala el artículo 30 del Código de la Niñez y Adolescencia.

Artículo 30°- Derecho a la vida familiar. Las personas menores de edad tendrán derecho a conocer a su padre y madre; asimismo, a crecer y desarrollarse a su lado y ser cuidadas por ellos. Tendrán derecho a permanecer en su hogar del cual no podrán ser expulsadas ni impedidas de regresar a él, salvo decisión judicial que así lo establezca.

Jorge Urbina, abogado del pani

Dado lo anterior, a muchas familias a las que se les separó de sus hijos se les brinda la oportunidad de recuperarlos, siempre y cuando se modifiquen las conductas o situaciones que pusieron al menor en riesgo.

El destino de los niños

¿Cuál es el destino de los niños que el PANI separa de sus padres?, la primera opción en darle techo en el hogar de un familiar, por ejemplo: una abuela, una tía… Las otras alternativas consisten en albergues del Patronato o en centros de organizaciones no gubernamentales.


Si al menor de edad no se le puede volver a ubicar con sus padres o algún familiar, inicia un proceso legal para declararlo en abandono y así poder darlo en adopción; sin embargo, este puede llegar a tardar años.