Papa aboga en Paraguay por una democracia que garantice integridad a los pobres

visita​“La medida del modelo económico ha de ser la dignidad integral del ser humano”, afirmó pontífice

El papa Francisco abogó en Paraguay por seguir consolidando una democracia que garantice la "dignidad" de los más pobres en este país, uno de los más desiguales de América Latina, donde terminará el domingo una gira que lo llevó a Ecuador y Bolivia, en Sudamérica.

En Paraguay, base principal de las misiones jesuitas en Sudamérica y donde un obispo se convirtió en presidente en 2008, el papa Francisco fue recibido bajo la lluvia pero en un clima de euforia y fiesta con tradiciones guaraníes que lo hicieron sentir en casa, según dijo.

En su primer discurso en Asunción junto al presidente paraguayo Horacio Cartes, el sumo pontífice elogió "el camino" democrático "sólido y estable" que ha asumido el mandatario.

Pero advirtió que "un desarrollo económico que no tiene en cuenta a los más débiles y desafortunados, no es verdadero desarrollo. La medida del modelo económico ha de ser la dignidad integral del ser humano, especialmente el más vulnerable e indefenso", instó.

Aunque Paraguay recuperó la democracia en 1989 tras la caída de la dictadura de 35 años Alfredo Stroessner, fue sacudido por otra crisis institucional en 2012 cuando el presidente Fernando Lugo, un exobispo católico fue destituido por el Congreso tras un polémico juicio político.

Sin paraguas, el papa Francisco descendió del avión que lo trajo desde la ciudad boliviana de Santa Cruz hasta Asunción, en la última escala de una gira sudamericana que lo llevó el 5 de julio a Ecuador y tres días después a Bolivia.

Este viaje intenso realizado a sus 78 años terminará el domingo con una misa campal donde se esperan hasta tres millones de fieles, entre ellos cientos de miles de brasileños y argentinos como él.