Parlamento danés discute polémica ley para confiscar bienes a refugiados

Migración​Objetos de valor cubrirían gastos de alimentación y alojamiento

Los diputados daneses examinarán a partir de este miércoles un controvertido proyecto de ley que, de ser aprobado, autorizaría la confiscación de objetos de valor de los refugiados para cubrir sus gastos de alimentación y alojamiento.

El texto, defendido por el Partido Liberal Danés -Venstre-, del primer ministro Lars Løkke Rasmussen, será debatido en sesión pública y luego en comisión, antes de un voto previsto para el 26 de enero.

Este proyecto de ley, considerado por algunos como una medida de justicia social y por otros como un impuesto a la misera, otorgaría a la policía el poder de "confiscar bienes que traen consigo los refugiados, para cubrir sus gastos por alimentación y alojamiento".

En una primera versión, se establecía que los migrantes podrían conservar el equivalente a 3.000 coronas danesas (unos 400 euros o 430 dólares).

Pero, ante las protestas que levantó este proyecto de ley, sobre todo en el extranjero, la ministra de Inmigración e Integración, Inger Støjberg, presentó una nueva versión la semana pasada, aumentando este monto a 10.000 coronas.

El gobierno danés se aseguró el martes el respaldo al proyecto de ley por parte del principal partido de la oposición, los socialdemócratas, lo que les garantiza la mayoría parlamentaria.

Asimismo, el proyecto cuenta con el apoyo del Partido Popular Danés (DF), una formación euroescéptica y xenófoba que influye en la política danesa desde hace quince años y que asegura una mayoría parlamentaria a la derecha desde las elecciones de junio 2015.

Otros dos movimiento de la mayoría, los conservadores y la Alianza Liberal, exigen que se excluya de los bienes confiscados las joyas y otros bienes con un valor sentimental para sus dueños.

La ministra los escuchó y excluyó los "bienes de uso personal, como relojes y teléfonos móviles", así como "anillos de boda o compromiso, retratos de familia o medallas".

Pocos llevan bienes de valor

Los partidos de izquierda, a excepción de los socialdemócratas, rechazan el proyecto y acusan a la derecha de querer hacer pagar a los refugiados los recortes de impuestos prometidos.

"Humillados, despreciados, insultados, despojados de los últimos bienes que pudieron rescatar de sus viviendas devastadas, se llevará a los refugiados a preguntarse si no habría sido mejor que mueran ahogados", escribió el 8 de enero el escritor danés Carsten Jensen en el diario sueco Dagens Nyheter.

En el centro de refugiados de Auderod, a 60 km al noroeste de Copenhague, la mayoría de migrantes entrevistados por la agencia de noticias AFP se sorprenden de que les quieran quitar un patrimonio que no tienen.

"Debo 7.000 euros (que pedí prestado) para poder venir aquí", explica Farhad Moradi, un estudiante kurdo de 22 años.

Dinamarca, con 21.000 solicitudes de asilo en 2015, es uno de los países de la Unión Europea que más solicitudes ha recibido, en relación con su población (5.4 millones de habitantes), detrás de Finlandia, Austria, Alemania y Suecia, que recibió 163.000.