Petición de la ONU de retirar Cocorí "nos da la razón", coinciden diputadas

Reacciones​Educativamente sería un error retirar el libro, defiende por su parte exministro de Educación Leonardo Garnier.

Las diputadas Epsy Campbell (Partido Acción Ciudadana) y Maureen Clarke (Liberación Nacional) celebraron la solicitud que hizo este viernes el Comité contra la Discriminación la Organización de Naciones Unidas al gobierno de Costa Rica de retirar cualquier libro de texto escolar que contenga connotaciones racistas, entre ellas, Cocorí.

Las legisladoras han sido el principal rostro de la oposición contra el libro del costarricense Joaquín Gutiérrez, al cual tildan de racista y por el que además interpusieron un recurso de amparo con el fin de sacarlo del sistema educativo nacional.

"Esto es un paso en la dirección correcta de lo que queremos como país y de lo que la educación costarricense busca... esta decisión viene a acatar las observaciones que ya se habían hecho, por ejemplo, en la Defensoría", aseguró Campbell.

"Que este tema se resuelva en este mes tiene una connotación mayor porque estamos en el mes de la cultura afrodescendiente, esto sin duda es la corona en nuestra lucha. Cómo es posible que el país tuviera un texto de cuando existía el apartheid y que estuviera tan ciego, era inconcebible", afirmó por su parte Clarke.

Diputada Liberación Nacional, Maureen Clarke

Además de aplaudir la posición de la ONU y asegurarque les da la razón, Clarke añadió que es también un triunfo en contra del "bullying cibernético" que sufrieron.

"Yo nunca he visto semejante barbaridad, semejante acoso en las redes sociales de todo tipo de personas, de personalidades, de personas de una mente abierta que conocen y han estudiado el tema de derechos humanos. La verdad es que eso me permitió reducir sustancialmente mi grupo de amigos", criticó Clarke.

Por su parte, el exministro de educación Leonardo Garnier, quien desde su gestión siempre se opuso al retiro de ese y otros textos del sistema educativo, manifestó su rechazo ante la petición de la ONU.


Exministro de Educación, Leonardo Garnier

"Yo respeto mucho que un comité de las Naciones Unidas haga este tipo de afirmación pero no comparto la sugerencia, me parece que educativamente es un error. La forma en que los niños aprenden sobre estos problemas no es ocultándolos, es discutiendo sobre los mismos", afirmó Garnier.

El exministro aseguró que si el país empieza con la práctica de prohibir cualquier libro que tenga elementos racistas tendría que prohibir "más de la mitad de la literatura universal".