Piloto ateo debe jurar ante Dios o abandonar la Fuerza Aérea de EE.UU.

Polémica​Sargento demandará al ejército por obligarlo a dar por sentada la existencia de un ser supremo.

"Que Dios me ayude". Esa es la última frase del juramento que se pronuncia para ingresar en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de Norteamérica. Hasta el año 2013 pronunciar esa frase era opcional; ahora es obligatorio.

Las autoridades de la Fuerza Aérea de ese país rechazaron en agosto el reingreso de un piloto ateo porque se negaba a prestar juramento ante Dios. Según dijo a la AFP su abogada, Monica Miller, el piloto está dispuesto a demandar a la Fuerza Aérea ante un tribunal federal.

"La Fuerza Aérea no expresó la menor voluntad de llegar a un acuerdo amistoso", señaló Miller, contratada por The American Humanist Association, que tomó el caso del piloto de la base aérea de Creech, en Nevada, cuyo nombre no fue revelado.

"Es la única que, en mi conocimiento, obliga a todo el mundo, y en toda circunstancia, a recurrir a un lenguaje religioso", dijo la abogada. Ello viola la Constitución y "el gobierno no puede obligar a un no creyente a prestar un juramento que da por sentada la existencia de un ser supremo", aseguró.

Una portavoz de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Ann Stefanek, se limitó a señalar que el sargento disponía hasta la fecha límite de noviembre para volver a ser admitido en la fuerza y prestar juramento.