No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Plan para dar mitad de deuda política a reconstrucción tras Nate genera discrepancias entre partidos

​Agrupaciones en contra dudan de viabilidad jurídica de la moción aprobada en Comisión de Hacendarios

La moción aprobada este miércoles que plantea ceder la mitad de la deuda política a las labores de reconstrucción tras el paso de la tormenta tropical Nate divide criterios entre partidos.

El plan fue votado en la Comisión de Asuntos Hacendarios pese a la oposición de los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) y la legisladora de la Unidad Social Cristiana (PUSC), Rosibel Ramos.

El impulsor de la iniciativa y congresista del Frente Amplio, Frank Camacho, indicó este jueves en el programa Nuestra Voz que la intención con esta moción es que parte del dinero que se va a dar a las agrupaciones pasen a las arcas de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) con la finalidad de contribuir con la recuperación de las comunidades azotadas por Nate.

El frenteamplista señaló que esta acción brinda una señal a la ciudadanía, que en la actualidad tiene una mala imagen de la clase política, y establece un compromiso con la causa.

El monto fijado para la deuda política es de ¢25.029.906.960, por lo que el dinero que se trasladaría mediante la moción sería poco más de ¢12 mil millones.

Aunque la considera noble, el candidato del PLN, Antonio Álvarez, indicó que la pretensión de la iniciativa es inviable jurídicamente debido a que el monto es un compromiso del Estado con las agrupaciones que participarán en las elecciones del 2018. El exdiputado añadió que una reforma como esta no tiene cabida cuando ya arrancó la campaña.

El candidato presidencial por el Partido Alianza Demócrata Cristiana (PADC), Mario Redondo, dijo estar a favor pues de la reconstrucción dependen gran cantidad de actividades productivas.

El letrado del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Gustavo Román, indicó que se trata de una propuesta inédita, por lo que la entidad tendría la tarea de realizar un análisis jurídico sobre la viabilidad.

El funcionario señaló que una vez iniciada la campaña electoral no tienen cabida este tipo de reformas, sin embargo, añadió que es necesario el estudio respectivo una vez que se tome una decisión en el Plenario.

Camacho indicó que quienes se opusieron a la iniciativa plantearon recortar ¢40 mil millones al Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en lugar de hacerlo a la deuda política.

La moción aprobada en Hacendarios deberá pasar al Plenario donde los congresistas debatirán si se avala o no.