No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Casos de Coronavirus
en Costa Rica

Nuevos
Confirmados
Muertes

Más info

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​Investigación señala que, al ritmo actual, para el 2065 el planeta habría perdido un 50% de su población de insectos.

Población mundial de insectos disminuyó un 24% en los últimos 30 años, muestra estudio

​Investigación señala que, al ritmo actual, para el 2065 el planeta habría perdido un 50% de estos animales

En los últimos 30 años, la población mundial de insectos terrestres -como mariposas, saltamontes y hormigas- cayó un 24%. Este es un ritmo tan acelerado que, si continúa la tendencia, para el 2065 el mundo habría perdido más del 50% de su población.

Esta es la conclusión de un estudio global liderado por la Universidad de Leipzig, en Alemania, y publicado el 24 de abril en la revista académica Science. De acuerdo con la investigación, cada década el planeta pierde alrededor del 9% de esta población.

“La disminución de insectos ocurre de manera silenciosa y no nos damos cuenta de un año a otro”, aseguró el autor principal del estudio, Roel van Klink, a través de un comunicado.

La investigación recopiló datos sobre las poblaciones de insectos en 1.676 sitios alrededor del mundo, analizando el periodo entre 1925 hasta 2018. Los autores lo califican como “el estudio más grande” sobre el tema.

Lea: Hasta un millón de especies podrían verse amenazadas de extinción, según la ONU

Cada sitio tuvo una tendencia diferente (algunos incluso mejoraron sus poblaciones), pero a nivel general el estudio muestra un declive en los insectos terrestres. Estos son los que pasan la mayor parte de su vida en la tierra y entre ellos se encuentran las mariposas, hormigas y saltamontes.

Las poblaciones más afectadas fueron las del Medio Oeste de Estados Unidos y Europa Occidental, particularmente Alemania. Según la investigación, la razón más probable para esta afectación es la pérdida de su hábitat, a través de la urbanización.

“Hemos visto mucho declive, incluso en muchos sitios protegidos. Mucho está fuera del control de cualquier persona, pero las elecciones que hacemos en cada sitio realmente importan”, dijo la coautora, Ann Swengel.

Insectos de agua dulce se recuperan

En contraste, las poblaciones de insectos de agua dulce -como los mosquitos- más bien se recuperaron en un 38% a nivel global durante los últimos 30 años, según este mismo estudio.

De acuerdo con la investigación, esto se debería a que en muchos de los sitios estudiados se adoptaron medidas de protección para los ríos, lagos, manglares y pantanos que albergan estos animales.

Lea: Caza de animales silvestres podría aumentar ante falta de turismo en costas, advierten biólogos

“Estas cifras muestran que podemos revertir estas tendencias negativas. En los últimos 50 años, se han tomado varias medidas para limpiar nuestros ríos y lagos contaminados en muchos lugares del mundo”, dijo otro de los coautores, Jonathan Chase.

Pérdida de especies

La pérdida global de biodiversidad es algo ya conocido. El año pasado, el órgano científico de Naciones Unidas sobre el tema estimó que, de las 8 millones de especies de plantas y animales del planeta, 1 millón estarían amenazadas con extinguirse.

Los grupos más vulnerables serían los anfibios, donde se estima que más de un 40% de las especies están amenazadas, y lo corales, donde se prevé que alrededor de 33% de las especies están en peligro. La estimación para insectos ronda 10%.

Las causas directas de la pérdida de biodiversidad son la pérdida de hábitat (por deforestación o por factores como el cambio climático), sobreexplotación (caza desmedida, por ejemplo), contaminación (con pesticidas y desechos) y especies invasoras, según la organización científica UICN.

En Costa Rica, también se ha documentado la pérdida de poblaciones de insectos. Según el investigador del bosque seco de Guanacaste, Daniel Janzen, el país ha perdido una gran población de insectos en esta área.

“Las razones son evidentes: intensa simplificación forestal por áreas agrícolas, uso masivo de pesticidas, fragmentación del hábitat y, al menos desde la década de 1980, un cambio climático cada vez mayor en la temperatura, la lluvia y la sincronización de señales estacionales”, escribió Janzen en una publicación académica del 2019.