No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Poesía, sol y poca seguridad: un traspaso "sencillo, pero bonito", según los asistentes

​Carlos Alvarado se tomó fotos y saludó a quienes llegaron al traspaso de poderes en la plaza de la Democracia

Un grupo de 2 mil ticos vivió muy de cerca el cambio de poderes donde el nuevo presidente Carlos Alvarado recibió la banda presidencial de parte de Luis Guillermo Solís.

Alvarado, periodista y escritor de 38 años, disfrutó del cariño del pueblo en la ceremonia realizada en la plaza de la Democracia.

El mandatario saludó, envió besos y terminó dando abrazos a los asistentes al evento, pues aunque hubo suficiente seguridad, esta no puso mayores barreras o limitaciones a los que querían una foto o un apretón de manos del mandatario.

El fuerte sol de este martes no aplacó el buen ambiente que se vivió en la ceremonia, la cual estuvo engalanada por el poeta Alfredo Trejos que leyó de forma imponente He vuelto a mi país y por Shirley Campbell que declamó Rotundamente negra; además de la interpretación de la canción Soy Tico a cargo de Carlos Guzmán.

Aunque se requería entrada para ingresar, muchos se colaron sin mayor problema.

"¿Había que pagar para estar aquí? Yo no tenía entrada y logré estar. Es al segundo traspaso que vengo, también fui al Estadio Nacional. Estuvo muy bonito todo, muy sencillo", dijo Arturo Solís, quien llegó acompañado por su nieto.

Para los costarricenses estar tan cerca del presidente, y de todos los funcionarios de los poderes e invitados especiales, tuvo un sabor especial, mucho más cálido.

"Esto es una fiesta que no tiene nombre, increíble estar tan cerca de todos estos mandatarios", comentó Gerardo Fernández, tico que vive en California y aprovechó sus vacaciones en el país para asistir al evento.

Mucho color

Banderas por todo lado, gritos y palabras de motivación acompañaron al mandatario y a su grupo durante la soleada mañana donde la temperatura llegó a los 26 grados.

Los estudiantes del Colegio Técnico Profesional de San Isidro de Pérez Zeledón estuvieron presentes con sus banderas para dar camino al paso del presidente.

Una bandera tricolor de ocho metros se robó las miradas. Vitalia Cárdenas y José Hidalgo eran sus dueños de la misma. "Tiene cinco campañas de estar con nosotros y es el segundo traspaso", comentó Hidalgo.

Personas de todas las edades asistieron a la actividad.

La distancia tampoco fue un obstáculo para asistir. Cada persona tenía un pedido especial para Alvarado.