No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Por atacar a refugiados, Alemania condena a ocho ultraderechistas a prisión

​Agresiones de condenados fueron catalogadas como actos terroristas

Ocho miembros de un grupúsculo alemán de extrema derecha fueron condenados este miércoles a penas de entre cuatro y 10 años de prisión por unos ataques considerados "terroristas" contra refugiados en 2015, en plena crisis migratoria.

Un tribunal de Dresde, en el este de Alemania, consideró que los acusados --siete hombres y una mujer de entre 20 y 40 años en la actualidad-- eran miembros "de una organización terrorista", el Grupo Freital, por el nombre de la localidad sajona en la que se produjeron la mayoría de los ataques.

Varios de los acusados reconocieron los hechos y pidieron disculpas, rechazando el calificativo de terrorismo.

El presunto cerebro del grupo, Timo Schulz, un chofer de autobús que mantuvo silencio durante todo el juicio, recibió la pena más dura, 10 años de detención.

Patrick Festing, un repartidor de pizza que se convirtió en el experto en explosivos del grupúsculo, dijo durante el juicio estar "arrepentido", a pesar de lo cual fue condenado a nueve años y medio de reclusión.

La única mujer, Maria Kleinert, recibió una pena de cinco años y medio. Durante el proceso entonó un esbozo de mea culpa y dijo que ella misma había "sufrido discriminación y exclusión" debido a su homosexualidad.

La fiscalía había solicitado entre cinco y 11 años de prisión contra los ocho acusados por "constitución de proyecto terrorista", "intento de asesinato" y "daños corporales" tras cinco atentados con explosivo entre julio y noviembre de 2015 contra hogares de refugiados y militantes de izquierda.

Afortunadamente, solo un solicitante de asilo resultó herido en esta serie de ataques, que coincidieron con el culmen de la llegada de más de un millón de migrantes a Alemania entre 2015 y 2016.

"Quisieron crean un clima de miedo y de violencia", consideró durante el juicio el fiscal Jörn Hauschild.

Según la acusación, los extremistas de derecha eran perfectamente conscientes del riesgo letal de sus acciones.

Todos los hechos ocurrieron en Sajonia, cuna del movimiento islamófobo Pegida, que entonces se encontraba en el centro de la hostilidad con los migrantes. Freital ocupaba entonces las tapas de los diarios por sus turbulentas manifestaciones, con lemas racistas y saludos hitlerianos.

A los miembros del grupo los unía su xenofobia, según la acusación. Sus abogados no rechazaron los hechos, pero sí toda intención terrorista, asegurando que los ataques fueron "espontáneos".

Schulz y Festing fueron detenidos a finales de 2015, y el resto del grupo en abril de 2016.

En plena ola de llegada de solicitantes de asilo a Alemania, los ataques contra los refugiados o los hogares de acogida se multiplicaron.

En 2017 se registraron 2.219 actos de este tipo, una cifra a la baja respecto a los 3.500 registrados en 2016.