Presidente de Bolivia le regala un crucifijo comunista al papa

visita​Papa Francisco pidió diálogo para solucionar conflicto entre Bolivia y Chile por acceso al mar

El presidente de Bolivia, Evo Morales, le obsequió este miércoles al Papa Francisco un crucifijo con la hoz y el martillo durante su recorrido por el palacio de Gobierno en la ciudad de La Paz, donde el Pontífice saludo a los ministros del país andino.

El mandatario ha entregado a Francisco varios obsequios para agradecerle su visita al país. Entre ellos, ha destacado este crucifijo con la simbología comunista, una hoz y un martillo que representan la alianza entre proletarios y campesinos.

Morales también ha entregado al Santo Padre su libro biográfico, titulado 'Mi vida en Orinoca', y el texto 'Libro del Mar', publicado por el Ministerio de Exteriores boliviano y la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), en el que expone sus argumentos en torno a su disputa territorial con Chile.

Según informa el diario local 'El Deber', otro de los obsequios que el mandatario boliviano ha entregado al Pontífice es un traje de cura hecho con bordados. El Papa Francisco ha dado las gracias por los regalos antes de acabar su breve estancia en La Paz y dirigirse a la ciudad boliviana de Santa Cruz.

El presidente boliviano ha denunciado ante el Papa Francisco que a Bolivia "se le ha mutilado su derecho de acceso al mar" mediante una "invasión", en referencia a la disputa territorial que mantiene con Chile en torno a su salida al mar.

El mandatario ha aprovechado la visita del Pontífice al país para aludir a esta reclamación histórica del país andino: "Hermano Papa Francisco, usted viene lleno de energía luego de respirar la brisa del Pacífico ecuatoriano; usted ha llegado a una tierra de paz que busca justicia; bienvenido a una parte de la Patria Grande, a la que se le ha mutilado su derecho de acceso al mar mediante una invasión", ha dicho.

Francisco sorprendió a la diplomacia sudamericana al intervenir por primera vez públicamente en el diferendo marítimo entre Bolivia y Chile, al pedir "diálogo" para resolver el pedido centenario de La Paz para recuperar una salida al océano Pacífico, que perdió a finales del siglo XIX.

El papa abogó por soluciones "compartidas, razonables, equitativas y duraderas" de conflictos "entre pueblos hermanos". "Estoy pensando en el mar... el diálogo es indispensable", dijo. Francisco, cuya exitosa mediación entre EEUU y Cuba le ha válido el reconocimiento continental, no llegó a proponer una mediación de la Iglesia.