Presidente de la Concacaf acusado de recibir sobornos acepta ser extraditado a EE.UU.

proceso​Sucesor del hondureño se definirá en mayo.

El hondureño Alfredo Hawit, presidente de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf), y vicepresidente de la FIFA, aceptó este miércoles ser extraditado a Estados Unidos.

Detenido el 3 de diciembre en Zúrich (Suiza) junto al paraguayo Juan Ángel Napout a petición de Estados Unidos, Hawit es sospechoso de haber "aceptado sobornos de varios millones".


La denuncia incluye pagos de sobornos por decenas de millones de dólares para vender derechos de retransmisión y comercialización de torneos y partidos internacionales de fútbol, así como también votos en designación de sedes mundialistas y elecciones de la FIFA.

La votación para reemplazar a Hawit, quien fue suspendido tras ser nombrado en una acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos, se llevará a cabo en Ciudad de México el 12 de mayo 2016 durante el Congreso de la Concacaf.

Hawit había sido nombrado tras el arresto de su predecesor Jeffrey Webb, detenido en Suiza en mayo en la primera ola de arrestos en el escándalo de la FIFA.

El escándalo afecta al propio presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, que cinco días después de ser reelegido en mayo para un quinto mandato anunció su renuncia y la convocatoria de elecciones para el próximo 26 de febrero.

Blatter ha sido suspendido durante 90 días por el Comité de Ética por un pago sospechoso de 1,8 millones de euros a Michel Platini, presidente de la UEFA y candidato a la sucesión de Blatter, aunque también está suspendido, y por un contrato con el trinitario Jack Warner, antiguo presidente de la Concacaf, que las autoridades judiciales consideran lesivo para los intereses de la FIFA.