No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Ivette Cambronero García, primera mujer ingeniera egresada de UCR

“Las carreras no son de hombres o de mujeres, son para todos”, dice primera ingeniera de la UCR

​Mujeres luchadoras han logrado, con el paso de los años, abrir espacios en las áreas tradicionalmente masculinas

“Las carreras no son de hombres o de mujeres, son para todos”, así lo manifiesta Ivette Cambronero García, primera ingeniera egresada de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Ella es parte del grupo de mujeres que a lo largo de la historia de Costa Rica les ha tocado marcar hitos, momentos históricos, ser diferente y abrir espacios.

La ingeniera Cambronero recuerda ser la única mujer en su clase, pero eso no provocó malos tratos o desprecio, todo lo contrario, ella recuerda que todos sus compañeros la respetaban y hasta eran cariñosos, le decían “la madrina” por ser pionera en su área.

ivette cambronero

No fue fácil, había dificultades económicas que ocuparon un mayor esfuerzo.

“Entré por error”, cuenta doña Ivette, quien recuerda que quería ser profesora pero una mala asesoría la hizo ingresar a ingeniería, profesión de la cual se enamoró de inmediato.

“Me gustaban mucho las matemáticas y le pregunté a una profesora que cómo hacía para graduarme de profesora y entonces ella me dijo que había que entrar a la Escuela de Ingeniería, pero no era cierto, fue un error.

“Era que en ese momento no había una escuela para profesores, pero entonces entré a Ingeniería y me gustó. Empecé a estudiar en 1949, entré y me gustó mucho, gracias a Dios pude salir adelante”, cuenta doña Ivette.

Ella se egresó de la UCR a sus 22 años, pero pospuso su graduación porque estaba esperando el primero de sus cuatro hijos.

ivette

Aula con hombres

Doña Ivette recuerda con cariño a todos sus compañeros, todos eran hombres. “Se portaban muy bien conmigo”, agregó.

“Yo siempre lo sentí como igual para todos, todos teníamos las mismas oportunidades. Las carreras no son de hombres o de mujeres, son para todos. Yo empecé a estudiar con bastante estrechez económica, pero gracias a Dios, ahí poco a poco fui saliendo”, dijo la ingeniera de 89 años.

Para doña Ivette todas las personas tienen que luchar por estudiar, abrirse camino en alguna profesión cueste lo que cueste.

“En ese tiempo no le ayudaban a uno en nada, ahora hay becas y facilidades para estudiar pero antes no. Incluso, recuerdo que los instrumentos para hacer las tareas eran muy caros, yo tenía que pedirlos prestados”, comentó.

Además de abrir el espacio a las mujeres en la carrera de ingeniería, doña Ivette se salía del molde y años después, pese a tener hijos y estar casada, decidió seguir estudiando, sacar su tesis y mantuvo una carrera profesional de más de 30 años en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

ivette cambronero

En dicha entidad (MOPT) se desarrolló en diferentes departamentos, arquitectura escolar, puentes, transporte de ingeniería, obras por contrato y contratación de equipo y maquinaria.

“Yo no aceptaba cosas mal hechas, gracias a Dios tenía una buena fama por mi labor en la función pública. Si algún trabajo era supervisado por mí, en la Contraloría General de la República tenían confianza porque sabían que uno no permite esos robos que ahora se dan, y yo me fijaba bien en las facturas, las comparaba con el avance del trabajo y vigilaba que nada se perdiera”, contó la ingeniera.

Doña Ivette asegura que pese a ser pionera en el área de la ingeniería, nunca sintió menosprecio o trabas en su labor, por el contrario, asegura que siempre trabajó tranquila, nunca estuvo desocupada y nunca dejó de aprender.

En el año 1990, a sus 58 años, doña Ivette decidió pensionarse, pero no se fue a su casa a descansar, desde entonces ha realizado diversas colaboraciones a grupos, también le gusta pintar y ocuparse con distintas actividades “que le van llenando la vida”.

Para la ingeniera, primera mujer egresada de la UCR, no deben existir límites para estudiar y todas las personas deben seguir sus sueños dejando de lado trabas o estereotipos, dejándose llevar, única y principalmente, por todo aquellos que nos haga felices.

ivette cambronero

Actualmente el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) registra un total de 7.933 mujeres profesionales en dicha área.