No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Por primera vez en años, Costa Rica pasó cinco días sin un solo homicidio, según ministro

​Racha se rompió con tres asesinatos en la madrugada del lunes

Por primera vez en varios años, Costa Rica logró sumar cinco días consecutivos sin que el crimen le arrebatara la vida a uno de sus ciudadanos.

La mañana de este lunes, el titular del Ministerio de Seguridad Pública (MSP), Michael Soto Rojas, dio a conocer en el programa Nuestra Voz la racha libre de asesinatos que se registró en el país entre el 13 y 17 de junio.

"Hoy (lunes) ocurrieron tres homicidios, cosa que es muy mala, pero desde hace cinco días pasamos cinco días con homicidios en cero, cosa que es una muy buena noticia. Recientemente han sido hasta tres por día, por lo que estamos muy contentos", manifestó el jerarca.

La seguidilla fue interrumpida por tres eventos: uno por violencia doméstica, uno por una riña y otro por un ajusticiamiento.

"La verdad es que esto no ocurría desde hace bastante. No tengo los datos, pero yo diría que años de años porque el promedio del año pasado fue de 1,6 por día, prácticamente 2", agregó.

Soto defiende que en gran medida esos cinco días en línea tienen que ver con la acción policial que ha impulsado desde su llegada al despacho el pasado 8 de mayo. Desde entonces, el ministro dirigió una serie de megaoperativos -hasta tres por semana- con los que logra frenar al menos por unas horas la actividad criminal que atenta contra la seguridad ciudadana.

Las diligencias en las que salen a la calle miles de oficiales han permitido frenar homicidios y asaltos, captar drogas y armas, detener a sujetos con pendientes ante la justicia. Su programación está sujeta a la estrategia que se desea implementar cada semana y algunos de ellos se hacen con anuncio previo mientras que otros son sorpresa.

Otro reflejo es que entre el 1 y el 18 de junio de 2018 se registraron 11 asesinatos menos que el mismo periodo en 2017. No obstante, el global de homicidios a la fecha es en 25 casos mayor respecto al año pasado. "Tenemos la esperanza de que si seguimos realizando este tipo de actividades podríamos cuando menos equilibrar los números", considera la cabeza de Seguridad.

"No vamos a descansar. Todas las semanas vamos a generar dos o tres, dependiendo de las circunstancias como por ejemplo hoy (lunes) con el tema de la manifestación de los traileros, que genera que tengamos que poner el recurso a trabajar ahora en la mañana y nos cueste un poco para la noche porque no tenemos tantos policías como quisiéramos", explicó el jerarca.

Ello debería sumarse a esfuerzos de otras instituciones del Estado como el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en la elaboración de programas para llevar educación, cultura, deporte y empleo a las zonas urbano marginales en las que se presentan mayores índices de delincuencia, como parte de un abordaje integral que permita solucionar la problemática acrecentada de la influencia de grupos de traficantes de droga de América del Sur.

"Yo percibo mucha motivación. A los 16 mil oficiales de la Fuerza Pública les agradezco profundamente el cariño con el que hacen el trabajo, el esfuerzo que ponen, el sacrificio que ponen y yo los motivo a seguir adelante. Lo que más está motivando a los policías son las manifestaciones que nos hacen los costarricenses cuando andamos en las calles", añadió el ministro.

Mercado ilícito de armas

Uno de los elementos que mayor preocupación despierta en el ministro del ramo, Michael Soto Rojas, es la procedencia de las 110 armas que, aproximadamente, han sido decomisadas durante los megaoperativos.

Los resultados preliminares indican que el 50 por ciento -la mitad- de ellas provienen del mercado negro, o sea, que ingresan al territorio nacional de forma ilegal. El resto corresponden a revólveres legales que fueron robados a ciudadanos que tenían permiso de portación de armas.

"Es un dato malo. Lo que hay que seguir es estando en las calles decomisando armas e investigando en coordinación con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para tratar de identificar esos mercados", dijo el jerarca.

Durante su intervención el ministro destacó que en Costa Rica el tipo de arma más común es la nueve milímetros para la comisión de delitos.