Príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila llegaron a México en el Día de los Muertos

gira​Este lunes se reunirá con presidente Enrique Peña Nieto

El príncipe británico Carlos y su esposa Camila llegaron el domingo a México para una visita de cuatro días con una primera etapa en un cementerio, con el fin de honrar el Día de los Muertos.

La pareja real aterrizó en Ciudad de México y se dirigió a la localidad de Real del Monte, en el céntrico estado de Hidalgo, después de una visita de cinco días en Colombia.

Agitando banderas británicas, cientos de personas esperaban a lo largo de las calles adoquinadas de Real del Monte la llegada de la pareja a este pueblo de 14.000 habitantes, considerado la cuna de las relaciones británico-mexicanas.

En 1825, mineros de Cornualles zarparon hacia México con el ánimo de darle un impulso a la industria de la plata, al tiempo que trajeron a América el fútbol y platos típicos de su región.

Carlos y Camila, también duque y duquesa de Cornualles, tenían previsto visitar el cementerio inglés de este pueblo, que alberga unas 300 lápidas de mineros y sus descendientes, de las cuales algunas se remontan a 1834.

La visita real coincidió con el Día de los Difuntos en México, una celebración de dos días en la que las personas se desplazan a los cementerios para honrar a sus familiares, adornando con flores y platos favoritos sus tumbas, en una tradición que mezcla creencias prehispánicas y católicas.

Los locales cocinaron empanadillas inglesas llamadas "pastes" con ingredientes locales como frijoles o "mole" (salsa), dijeron estar orgullosos por ser visitados por el heredero del trono y expresaron su esperanza con que la visita estimule la economía local, que depende fuertemente del turismo.

Después de Hidalgo, el príncipe Carlos y la duquesa se desplazarán a Ciudad de México el lunes para reunirse con el presidente, Enrique Peña Nieto.

Luego, ambos visitarán las ruinas mayas de Edzna, en el estado esteño de Campeche, antes de dirigirse al polo industrial de Monterrey en el norte del país.

La gira latinoamericana la decidió el gobierno británico en respuesta a invitaciones de los presidentes de México y Colombia, para impulsar los vínculos entre estos países.