No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
Siga los resultados aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Reforestación en La Sabana. Imagen: "Una Nueva Sabana"

Proceso de reforestación en La Sabana llega a su fin luego de 13 años

Madera extraída de árboles talados la utilizaron privados de libertad para fabricar mobiliario

Luego 13 años y en el marco del Día Nacional del Árbol, el proyecto de rearbolización “Una Nueva Sabana”, en el Parque Metropolitano La Sabana, llega a su fin.

La finalización del proceso de reforestación fue anunciado este martes por el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER) y Scotiabank, encargados de este proyecto que inició en 2008.

En las 64 hectáreas de este corredor verde del centro de San José se cortaron 3.262 árboles que estaban enfermos o que no eran nativos del suelo costarricense, por ejemplo los cipreses o los pinos que predominaban en el parque.

1

El “Estudio Técnico de Rearborización del Parque Metropolitano La Sabana” señaló la necesidad de sustituir más de 3.200 árboles que se encontraban sobremaduros o enfermos por diversos hongos y bacterias, o muertos, lo cual representaba un riesgo para las demás especies de árboles y para las personas usuarias del parque. Asimismo, se planteó la necesidad de plantar 5.000 nuevos árboles de especies nativas para recuperar la funcionalidad ecológica del parque.

“Tras finalizar el periodo de mantenimiento estipulado en el contrato de Una Nueva Sabana, Scotiabank oficializa el cierre del proyecto. A partir de hoy, el mantenimiento y cuidado de los árboles plantados estará a cargo del ICODER como entidad administradora del parque”, comentó la Gerente Senior de Comunicaciones y Responsabilidad Social de Scotiabank, Rocío Zamora. La entidad bancaria forma parte de la organización del proyecto al lado del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación, Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y el Ministerio de Justicia y Paz.

2

Desde el 2008 que se trabaja en el proyecto, hubo 54 jornadas de voluntariado, donde se completaron el 100% de las metas establecidas para “Recuperar y mantener la seguridad y la funcionalidad ecológica de los recursos forestales y otras especies menores del Parque Metropolitano La Sabana, sin reducir la función social, deportiva y recreativa, que el parque aporta a sus visitantes”, de acuerdo al documento de planificación.

“Si bien la intervención de La Sabana nos ha permitido enaltecer el componente ambiental del parque, también debemos destacar el impacto social del proyecto. Hoy, La Sabana es un espacio seguro, gracias a que se eliminó el riesgo de caída de ramas de árboles muertos o enfermos; además, es un espacio rico en biodiversidad, aspectos fundamentales para cumplir con el rol educativo, cultural, recreativo y deportivo del parque. Desde el ICODER queremos agradecer a Scotiabank por este extraordinario proyecto y a cada persona que trabajó para que Una Nueva Sabana sea una realidad”, dijo Vivian Ortega, de la Unidad de Planificación del ICODER.

El plan de siembra consideró 18 especies de árboles clasificadas en peligro de extinción o amenazadas, tales como ron- ron, cocobolo, guayacán real, nazareno, cativo, almendro amarillo, caoba y guapinol negro, entre otras.

¿Qué pasó con la madera extraída?

Los privados de libertad a través del Ministerio de Justicia y Paz elaboraron productos de madera en concordancia con las necesidades del ICODER. El listado original incluía bienes como: ranchos, mesas de picnic, camarotes, bancos, mesas, sillas, basureros, pupitres, rótulos, estantes y armarios.

3

Se trató de un proyecto de ganar-ganar que nos permitió generar fuentes de ocupación para la población privada de libertad y otros beneficios, tales como la acreditación del descuento de la pena. Además, se capacitaron en manejo de árboles, ebanistería y otros oficios. Esto implica la formación de hábitos de trabajo, fundamental para una inserción exitosa en sus comunidades una vez que salgan del centro penitenciario”, comentó el jefe del Departamento Industrial y Agropecuario, Jorge Barrantes Jiménez, quien se encargó de representar al Ministerio en este proyecto.