No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Proyecto busca restaurar flujo y salinidad del agua en manglares del Pacífico

​País perdió 35% de sus humedales entre 1980 y 2005, según la FAO

En los humedales del Pacífico se crían gran variedad de especies, desde larvas que sirven para la alimentación de camarones hasta tiburones martillo, los cuales posteriormente inician su travesía hacia las inmediaciones de la Isla del Coco. No obstante, esos ecosistemas viven una actualidad de riesgos por alteraciones que los han tornado insostenibles por sus características nacionales.

Una inversión de seis millones de euros permitirá que al país ingrese tecnología de punta proveniente de la Universidad Autónoma de Campeche (UACAM), en México, la cual será utilizada para un proyecto de restauración de humedales costeros en Cuajiniquil de Guanacaste, así como Chomes y Térraba Siete, en Puntarenas.

Esas comunidades, elegidas principalmente por sus atributos salinos y la afectación ocasionada por las actividades económicas de las zonas, servirán como piloto para posteriormente replicar la metodología en los más de dos mil manglares que hay en el territorio nacional, con el objetivo de mitigar el impacto que el cambio climático ha provocado en ellos.

Los planes piloto también se aplicarán en Benín, una nación africana con la cual Costa Rica comparte condiciones tropicales.

El proyecto será dirigido en el país por la organización ambientalista Fundación Neotrópica, como resultado de un convenio con el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), mientras que en el oeste de África el responsable será la oenegé CORDE.

Los diagnósticos del ambientales y el seguimiento científico estará a cargo del Instituto EPOMEX, con base en Campeche.

Según el director ejecutivo de la fundación ambiental sin fines de lucro, Bernardo Aguilar, la tecnología y el conocimiento de los investigadores norteamericanos garantiza una tasa de éxito del 90 por ciento en cuanto a la supervivencia de los árboles utilizados para la reforestación, mientras que las metodologías aplicadas en el país hasta el momento no superan el 15 por ciento. Lo anterior debido a que el proceso restaura la totalidad del ecosistema a como era antes de ser alterado, incrementando las posibilidades de que el manglar se sostenga por sí mismo.

El especialista en desarrollo sostenible y endógeno destacó, en una entrevista con AmeliaRueda.com, los "impresionantes trabajos de restauración" que ha llevado los representantes de la UACAM en la Laguna de Términos, Yucatán. Para ello, la expertos desarrollan modelos hidrológicos mediante sistemas de información geográfica, restaurando el flujo del agua, su salinidad y las condiciones del barro.

La iniciativa viene a complementar los avances nacionales en la materia, como la Política Nacional de Humedales promulgada por la Administración Solís Rivera a inicios de año, así como acciones organizaciones como Neotrópica, que desde 2009 inició con un programa de involucramiento de las comunidades con manglares costeros, enfocados en el aprendizaje y esparcimiento de información a través de programas educativos que se aplican en escuelas de las comunidades, así como el cuido y mantenimiento de viveros de reforestación.

"Durante muchos años el país ha ido aprendiendo la importancia que tienen estos ecosistemas. Este proyecto es el esfuerzo más grande que se ha hecho en el país para efectos de atraer recursos específicamente destinados a introducir métodos de restauración. El país hoy en día tiene un proyecto sumamente ambicioso y fuerte de humedales que ha ayudado a sembrar algunos de los puntos básicos de los cuales parte este proyecto, por ejemplo, que ya hay un inventario nacional de humedales, ya tenemos una Política Nacional de Humedales, tenemos algunas evaluaciones con respecto a valoración de servicios ecosistémicos, entre otros", manifestó Aguilar.

El proceso involucra un balance neto del carbono y metano emitido en las zonas de trabajo.

"Otra cosa que va hacer el proyecto es impulsar la capacitación de actividades productivas sostenibles que sean armónicas con los manglares. Entonces se van a utilizar los recursos para efectos de dar capacitación en los grupos comunales para turismo de manglares, en manejo de desechos en las zonas de los manglares y la apicultura, porque la miel que se produce cerca de los manglares tiene características muy particulares en cuanto a la calidad y el sabor, por lo que es una de las actividades que vamos a tratar de implementar en las zonas", agregó.

El Director de Neotrópica explicó que los seis millones de euros incluyen recursos de Neotrópica, Corde, el SINAC, la Universidad de Campeche y el Fondo Francés para el Medio Ambiente, este último con un aporte de 1.2 millones de euros.

Los fondos llegaron al país en la presente semana, por lo que se espera que a partir de la próxima se iniciará con la fase de preparación. Los trabajos de campo están programados para enero de 2018, por un periodo de cuatro años.

La restauración echará mano de trabajadores locales, lo que generará alrededor de 150 empleos.

Se estima que los manglares tienen una capacidad hasta seis veces mayor a capturar dióxido de carbono (CO2) si se les compara con un bosque tradicional.

No obstante, Costa Rica perdió entre 1980 y 2005 el 35 por ciento de estos ecosistemas marinos -esenciales para la supervivencia de especies vivas-, según datos publicados ese mismo año por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Fotografías tomadas de: Fundación Neotrópica.