"Queremos a las mujeres vivas, las queremos iguales, dignas y con orgullo", dice pareja de española asesinada en Costa Rica

Voz en alto​Arantxa Gutiérrez fue, en apariencia, asfixiada a escasos 50 metros del hotel en el que se hospedaba, mientras corría por un sendero de la zona a plena luz del día

"Queremos a las mujeres vivas, las queremos iguales, dignas y con orgullo. Permítanoslo. Costa Rica, permítanoslo. Cuiden a sus mujeres, cuiden a sus gentes".

Ese es el mensaje que lanzó este miércoles el turista español Miguel Ángel Escribano, luego de su esposa Arantxa Gutiérrez, fuese asesinada el sábado a escasos 50 metros del hotel en el que se hospedaban en Tortuguero, Limón.

"Vinimos a vivir un sueño y estamos viviendo una pesadilla de la que nosotros nunca nos vamos a despertar", agregó el hombre en una conferencia de prensa en la que junto a familiares de la víctima se refirió al homicidio, antes de partir de regreso a su país natal.

"Los españoles hoy en día viajamos por todo el mundo; a destinos más o menos peligrosos. Nosotros decidimos el riesgo que asumimos en cada momento, pero ojo, nosotros no buscamos la muerte. Consultamos antes de nuestros viajes en los archivos de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores, que son los expertos de ello, para cada destino al que nos dirigimos. Tomamos nuestras medidas de precaución para que no nos pase nada. No fue este el caso. Tortuguero nos decían que era un lugar muy seguro, en el que nunca sucedía nada. Todo el mundo nos decía que era una maravilla. Con nosotros, incluso, el hotel no tenía ningún aviso puesto, no nos avisó de ningún riesgo y después de la tragedia nos vamos enterando de cosas que, parece ser, nadie sabía", añadió.

Escribano llamó a las autoridades judiciales a no cesar sus labores de investigación hasta hallar al responsable de -presuntamente- estrangular a quien por cinco años fuese su pareja en un móvil de agresión sexual, luego de que esta decidiese salir a plena luz del día, con el objetivo de disfrutar de los paradisiacos paisajes con los que por dos años soñó, mientras planificaban el viaje.

"Arantxa Gutiérrez salió a correr por la mañana temprano, por la paradisiaca playa de Tortuguero como lo podría hacer cualquier mujer, cualquier hija suya, cualquier hermana… para disfrutar de sus deseadas y maravillosas vacaciones. Fue atacada por un maldito indeseable", manifestó.

"Una vez más somos testigos del ataque salvaje y cobarde a una mujer, de esas creencias que normalizan la violencia contra las mujeres. Ignoramos hasta donde se entiende el machismo y hasta donde la sociedad boicotea la dignidad de las mujeres a favor de la masculinidad, hasta tal punto que una mujer no pueda disfrutar de la naturaleza a plena luz del día ella sola. Generando miedo e inseguridad al resto de las mujeres para vivir su libertad", enfatizó.

El visitante español destacó que su compañera de vida era "un ángel", una mujer que a sus 31 años deseaba cambiar el mundo, por más que él le insistiera en que eso es tan solo una utopía. Resaltó que ella era "una persona de esas que solo nacen de vez en cuando y nosotros hemos tenido la suerte de tenerla entre nosotros. Aunque lo he esté diciendo yo, os aseguro que hay miles de personas ahora mismo en mi país España, que lo están diciendo en sus redes sociales".

Crédito de fotografía: El manifiesto de un Ángel.