No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Reciclaje en Costa Rica aumentó un 469% en solo dos años​

​En 2015, el país registró 17.200 toneladas de reciclaje, en 2016 fueron 40.000 toneladas. Los datos del 2018 aún no están disponibles.

En 2017, según el Ministerio de Salud, el país recicló 100.200 toneladas de residuos, esa cifra es un 469% mayor a los residuos reciclados en 2015.

Para tener una idea más clara de lo que eso representa, la cantidad de desechos reciclados en 2017 equivale al peso de 64.645 carros tipo Toyotas Yaris, aproximadamente.

El crecimiento en la recolección de residuos valorizables se debe, según los especialistas, a un proceso de educación de la población sobre la importancia de reducir y separar los desechos, a los esfuerzos de las municipalidades por recogerlos y acopiarlos e iniciativas privadas que promueven esa práctica.

En 2015, Costa Rica registró 17.200 toneladas de reciclaje, en 2016 fueron 40.000 toneladas. Los datos del 2018 aún no están disponibles.

“Las municipalidades han logrado un avance importante en la gestión integral de residuos, cada municipalidad ha adoptado modelos distintos de acuerdo a su territorio y sus posibilidades económicas, pero la mayoría ha logrado ofrecerle soluciones a la ciudadanía, eso favorece la recuperación de residuos”, dijo Eida Arce, gestora ambiental de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL).

De acuerdo con el Ministerio de Salud, los costarricenses enviaron a rellenos sanitarios y vertederos, en 2017, 1.043.000 toneladas de basura, lo cual significa que el país recicló, en ese año, solamente el 9,6% de sus residuos.

Lea: Empresas multinacionales responsables de mayor parte de la basura plástica

“En mi criterio, no se ha dado el crecimiento que debería ser. Por ejemplo, en Desamparados, solo dos de cada diez casas reciclan correctamente. Si vemos el comportamiento histórico, hemos pasado de una a dos casas, que en realidad es muy poco”, expresó Evelyn Hernández, coordinadora de Saneamiento Ambiental de la Municipalidad de Desamparados.

No obstante, Hernández rescata el trabajo de los ayuntamientos para recuperar residuos.

En Desamparados, los vecinos reciben servicio de recolección de residuos reciclables desde 2008. Sin embargo, los camiones recolectores pasaban solo una vez al mes; el año pasado se extendió la oferta a una vez por semana.

Al año, los desamparadeños reciclan 1.550 toneladas, lo cual equivale al 2,8% del total anual de residuos en ese cantón.

Además, la Municipalidad recupera de los cauces de los ríos, cada año, 6.000 toneladas de basura.

En Curridabat ocurre algo similar, en los último años activaron varias iniciativas para promover el reciclaje y reducir la cantidad de residuos.

Todas las semanas, las familias pueden sacar a la calle el material reciclable. Esa tarea impide que 200 toneladas anuales de desechos paren en un relleno sanitario.

Por día, ese cantón produce 70 toneladas de basura.

“Una de las razones del incremento en la cantidad de material reciclable es la sensibilización de la población (…) Aunque la municipalidad de su cantón no les ofrezca opciones de gestión de residuos, las personas buscan alternativas para reciclar”, indicó Sofía Pérez, coordinadora del Departamento de Ambiente y Salud de la Municipalidad de Curridabat.

Entre las opciones privadas para disminuir el volumen de basura que produce cada mes está Ecoins.

Ese proyecto promueve que las personas lleven sus materiales valorizables limpios, secos y separados a uno de los 287 centros de recolección y a cambio entregan “dinero virtual” que puede ser canjeado por descuentos en productos y servicios de decenas de comercios participantes.

En 18 meses, la organización atrajo 1.600 toneladas de desechos reciclables provenientes de 51.000 usuarios.

Ecoins inició operaciones en abril de 2018 y el éxito ha sido tan grande que ya exportaron la idea a Panamá y Perú. En noviembre, empezarán labores en Guatemala y El Salvador.

Además, el próximo año planean ofrecer el servicio en Honduras, México, Chile, Colombia y Jamaica.

Reciclaje

Lucila Espinoza, directora administrativa de Ecoins, manifestó que la educación de la población es “clave” para atraer más personas a los programas de gestión integral de residuos.

“Nos hemos dado cuenta, por medio de redes sociales, que la gente aún tiene dudas sobre qué materiales sí se reciclan, cuáles no, cómo empezar, qué hacer. Hay mucha desinformación”, señaló Espinoza.

Retos

La Unión Nacional de Gobiernos Locales considera que las municipalidades ahora deben plantearse cómo harán el modelo de reciclaje sostenible, pues, para algunas resulta costosa la recolección debido a la extensión de terreno que deben cubrir.

Además, tienen el reto de convencer a quienes aún no reciclan para integrarlos a los diferentes programas.

También, según dicha organización, deben redoblar esfuerzos para educar a la ciudadanía sobre consumo responsable.