No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Repentino cambio de opinión de diputados frena proyecto contra venta de alcohol en minisúpers

Iniciativa contaba con respaldo afirmativo unánime la semana anterior

El proyecto de ley que pretendía prohibir la venta de bebidas alcohólicas en minisúpers fue rechazado por la mayoría de las fracciones que componen la comisión especial de Juventud, Niñez y Adolescencia, pese a que el 15 de noviembre anterior había recibido un respaldo unánime para pasar al Plenario de la Asamblea Legislativa.

Según la bancada proponente, la del Partido Acción Ciudadana (PAC), el cambio de postura tiene que ver con intereses de la industria del licor, ya que se dio una ausencia y sustitución de legisladores por otros con mayor inclinación del sector empresarial, según denunció la fracción de gobierno.

No obstante, el titular del Frente Amplio, José Antonio Ramírez, explicó que las variaciones en su parecer respecto a la iniciativa tuvieron que ver con el reducido impacto que esta tenía en el consumo de alcohol en los jóvenes costarricenses.

"En un momento dado considerábamos que el proyecto en algo podría contribuir sobre el tema que se mencionaba en el proyecto. Sin embargo, ya analizando en el fondo la propuesta en realidad esta no tiene mayor incidencia. El hecho de que se quiera regular el consumo de licor o los grupos que se forman en los diferentes sectores de la sociedad o en las comunidades, eso va mucho más allá de si se vende o no en un supermercado. La problemática es una cuestión de Estado, que tiene que ser abordado de diferentes ángulos", manifestó el diputado.

Ramírez señaló que con las medidas propuestas no se lograría erradicar las reuniones en las afueras de abastecedores, donde personas jóvenes consumen bebidas de contenido etílico, sino más bien se perjudica a los comerciantes, pues sus ventas podrían disminuir considerablemente.

El legislador confesó haber rechazado la iniciativa el miércoles e indicó haber recibido una llamada de una persona del sector a quien había conocido en la discusión de otra iniciativa, que le comentó su preocupación por el futuro de su negocio.

La oficialista Marlene Madrigal afirmó por su parte haber recibido al menos cinco llamadas de propietarios de minisúpers, quienes también comunicaron sus desvelos.

"Desde anteayer (el martes) empezamos a recibir llamadas por parte del empresariado y la frase que han estado utilizando es en el sentido de decir que nosotros lo que ibamos a provocar es que íbamos a generar desempleo. Los propietarios de minisúpers consiguieron el número, que eso es lo que a uno le parece más increíble, y empezaron a llamarme y a decirme como que reflexionáramos el asunto, que ellos iban a hacer recortes de personal y que al final uno sabe que eso no es cierto, porque sino uno dijera: ¿qué es? ¿Que solamente venden eso (el licor)?", indicó la parlamentaria del partido de Gobierno.

"Es absolutamente inapropiado que diputados emergentes, que nunca han participado en la comisión, se presten a los intereses de grupos de influencia e ignoren el trabajo intenso que desarrollamos durante meses para lograr un acuerdo sobre la iniciativa. Demuestra que la democracia y el diálogo siempre corren el peligro de ser secuestrados por los intereses de unos pocos con gran influencia", mencionó la congresista en un comunicado de prensa que data de este jueves.

De replantearse la iniciativa, Ramírez aseguró que valoraría volver a cambiar de opinión. Bajo esa línea, el proponente del proyecto, Javier Cambronero (también oficialista), dijo que apelaría al diálogo para "lograr acuerdos que favorezcan a la sociedad costarricense en general".

La iniciativa buscaba eliminar las licencias para la venta de las bebidas alcohólicas en los abastecedores de ese tipo localizados en zonas de uso residencial. También incluía los minisúpers situados a menos de 100 metros de hospitales, clínicas, CEN CINAIs y centros educativos, tanto escuelas como colegios.

El proyecto, que circula en Congreso bajo el expediente número 19.916, también proponía regresar al Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependecia (IAFA) el control de la publicidad que esté relacionada con la comercialización del licor en cercanías de esos establecimientos.

El foro especial legislativo está conformado por Marlene Madrigal, Humberto Vargas, Silvia Sánchez, Lorelly Trejos, Aracelli Segura, Silvia Sánchez, José Antonio Ramírez y Fabricio Alvarado.