Rey inglés fallecido hace 500 años recibirá digna sepultura, tras encontrar sus restos en un parqueo

curiosidad​Rircardo III había sido retratado por Shakespeare como malvado

Aunque la batalla en la que falleció el rey inglés Ricardo III ocurrió hace cinco siglos, será hasta el próximo jueves cuando el monarca reciba una sepultura digna. Ricardo III, quien reinó solo un par de años, fue el último rey de Inglaterra en morir en combate, el 22 de agosto de 1485.

El rey había sido enterrado discretamente en un monasterio franciscano que fue demolido en 1530 y el rastro de su sepultura acabó perdiéndose hasta que fue hallada hace tres años, debajo de un estacionamiento en la ciudad de Leicester, Inglaterra.

Sus restos serán enterrados en la catedral de Leicester, en un féretro construido por uno de sus descendientes. El féretro abandonó este domingo la Universidad de Leicester y recorrerá los lugares de la batalla para acabar entrando en la catedral por la noche. La capilla ardiente se abrirá al público hasta el miércoles y el jueves será enterrado.

El entierro, dentro de la catedral, del último rey de la dinastía Plantagenet será retransmitido en televisión y culminará una semana dedicada a este rey.

La muerte a los 32 años de Ricardo III puso fin a la Guerra de las Dos Rosas, entre la casa de York y los Plantagenet.

Tras su muerte, la corona pasó a Enrique VII y los reyes de la dinastía Tudor que, con ayuda de William Shakespeare y otros cronistas, describieron a Ricardo III como un villano brutal y jorobado que no se detenía ante nada, llegando a asesinar a sus dos jóvenes sobrinos para asegurarse el trono.

El estudio de ADN, que confirmó que los restos hallados bajo el parking eran los del rey, reveló igualmente que al menos el padre de uno de sus descendientes no era quien se cree. Esto abre la posibilidad de que alguno de los reyes y reinas, y las dinastías que actuaron de eslabones hasta la actual Isabel II lo fueran ilegítimamente, aunque es imposible saber en qué momento se produjo la ruptura.

Video Euronews