No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

Más datos

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Sobreprotección de padres incrementa riesgo de que niños desarrollen trastornos de ansiedad

​Padecimiento podría ocasionar que los menores de edad tengan temor de dormir solos, de ir a la escuela o a lanzarse a una piscina pese a haber recibido entrenamiento

Los padres que sobreprotegen a sus hijos incrementan el riesgo de que estos desarrollen trastornos de ansiedad, ya que estos crecerían bajo la idea de que el mundo es un lugar peligroso, por lo que se pasaría prácticamente toda su vida bajo alerta y con temor.

El especialista en psiquiatría de niños y adolescentes del Hospital Metropolitano, doctor Luis Diego Herrera Amighetti, explicó la mañana de este miércoles en el programa Nuestra Voz, que ese padecimiento se deriva de una emoción que es normal en el ser humano, pero que puede generar un desequilibrio en el sistema nervioso central que termina por desgastar a la persona.

El trastorno de ansiedad es una alteración de la percepeción de lo que es peligrosos: la forma más severa en que se presenta son los ataques de pánico

"Los papás pueden hacer cosas para prevenir la ansiedad en sus hijos. Una de las más sencillas, de las más poderosas y que está en la posibilidad de todos ellos, es dejar de sobreproteger a los hijos. Eso es cuando hablamos de tomar medidas extremas para protegerlos de posibles peligros que nosotros estamos amplificando. A los niños hay que cuidarlos, hay que protegerlos, pero no transmitirles que el mundo es peligroso y que tienen que estar alrededor de los papás para estar seguros", indicó el médico.

"Si usted sobreprotege a sus hijos le transmite la idea de que el mundo es peligroso de lo que en realidad termina siendo y de que está en altísimo riesgo de que le pasen cosas desagradables", insistió.

Lo anterior podría ocasionar que los menores de edad tengan temor de dormir solos, de ir a la escuela, a lanzarse a una piscina pese a haber recibido entrenamiento, hablar en público, asistir a fiestas, entre otros.

Amighetti enfatizó en que ese tipo de trato acabaría sus posibilidades de identificar y valor de forma realista los riesgos a los que se enfrenta, aspecto correspondiente para una adecuada independencia y autonomía.

De acuerdo con el especialista, los padres justifican esas acciones al convencerse de que eso les ayudará a sus niños, aunque en realidad lo hacen porque piensan que están haciendo una buena labor en su rol, lo que les hace estar más tranquilos.

Los trastornos de ansiedad son una de las causas de consulta médicas más frecuentes, pese a que se pueden prevenir mediante mayor información y educación, o bien, en casos más graves, con técnicas psicológicas de terapia cognitiva y medicamentos de control, principalmente para quienes sufren del padecimiento por factores biológicos.