Ticos con alto poder adquisitivo usan hasta 12 veces más tarjetas para pagar que los de bajos recursos

estudioCostarricenses de bajos ingresos prefieren efectivo o compras a crédito

26 de cada 100 pagos que hace la quinta parte de la población con mayor poder adquisitivo se efectúan por medio de tarjetas de débito o crédito, mientras que entre los costarricenses de bajos recursos el porcentaje es de entre 2,2 y 3 por ciento.

Es decir, el uso de este medio de pago por los ticos con más recursos es 12 veces superior.

Los datos se desprenden de un análisis sobre medios de pago efectuado por tres investigadores de la Universidad de Costa Rica con base en los datos de las Encuestas Nacionales de Ingresos y Gastos de 2013 y 2004 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

En términos generales, en 2013 el 69,5 por ciento de los costarricenses hizo sus transacciones en efectivo, seguido por las tarjetas (15,3 por ciento), las compras a crédito (4,7 por ciento) y otras formas, que incluyen desde regalos y bienes adquiridos por medio del trueque o hasta de manera ilícita. Si se compara con 2004, el uso de efectivo disminuyó a nivel nacional en un 16 por ciento.

Estadística Yorlene Quirós

La estadística Yorlene Quirós, quien participó en el estudio, explicó que otros hallazgos son que los hogares con educación media y con miembros en edades avanzadas tienen mayor tendencia a usar el efectivo, mientras que los integrados por jóvenes con estudios universitarios prefieren los medios electrónicos.

Al segmentar por regiones geográficas, se observa que las tarjetas se usan con mayor frecuencia en la región Central y zonas urbanas, mientras que en las costas, la Zona Norte y el Caribe el uso de las mismas no superaba, en 2013, el 8,2 por ciento.

Esto refleja que, a pesar de que más población tiene acceso a medios de pago formales, el uso no ha sido homogéneo. De hecho, la última encuesta de Inclusión Financiera en Costa Rica, realizada por el Banco Mundial y publicada en 2013, reveló que la mitad de la población costarricense no tenía una cuenta de ahorro en una institución financiera y tampoco tarjetas de débito o crédito.

De acuerdo con Quirós, los medios de pago electrónicos son menos riesgosos que andar dinero en efectivo y además son signo de una modernización en el sistema financiero.

También digitalizar los pagos mejora la trazabilidad del dinero que beneficia la recaudación fiscal.

ESTADÍSTICA YORLENE QUIRÓS