No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Tiempo libre de adolescentes y redes sociales propician relaciones impropias

Adultos aprovechan medios de comunicación para entrar en contacto con jóvenes menores de edad

El tiempo libre de los adolescentes fuera de las aulas así como el fácil acceso al mundo de las redes sociales en internet propician las relaciones impropias entre menores de edad con adultos que los superan por más de cinco años.

Así lo consideró la mañana de este martes la directora de Niñez y Adolescencia de la Defensoría de los Habitantes (DHR), Kathya Rodríguez, durante una de sus intervenciones en el foro de especialistas integrado en el programa Nuestra Voz para analizar las uniones entre ambos grupos etarios a poco menos de un año de la entrada en vigencia de la ley 9406.

Según Rodríguez, las alternativas para los adolescentes son escasas. Una de ellas recae sobre el sistema educativo, sin embargo, aproximadamente la mitad de los jóvenes abandona los estudios antes de completarlos y, además, el número de horas que les requiere ir al colegio es menor respecto al que pasan en sus hogares sin compañía alguna, ya que la dinámica actual de la familia costarricense demanda que los padres pasen fuera trabajando.

Adicionalmente, la comunidad ofrece posibilidades prácticamente nulas de recreación en la mayoría de los casos.

"El parque está cerrado con cuatro llaves para que no se metan a robar las canchas y todas esas cosas. No hay propuestas de desarrollo en la comunidad", indicó la funcionaria. "Además hay un escenario ahora tecnológico que es muy atractivo, no me tengo que mover de la casa y estoy en contacto con todo el mundo. ¿Pero cuál es ese mundo? ¿Quiénes son los que están en contacto con ellos?", agregó.

"Pensemos que pasaron seis o siete horas en el colegio, siendo muy optimista, y llegan a una casa sola, en donde se tienen que servir la comida, calentarse el almuerzo, hacer las tareas, ¿y de ahí en adelante qué? Es un espacio tan propicio para que ingresen perfiles depredadores, estos perfiles de personas que se quieren aprovechar", manifestó Rodríguez.

A criterio de la gerente técnica del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Elizabeth Ballesteros, es por ello que es necesario que el Estado apueste por llevar a cabo trabajos con los padres de los jóvenes y sus familias.

"Los papás y las mamás, los cuidadores en general, fueron criados con la mentalidad de que al niño se le cuida hasta cierta edad y luego ya es grande y ya toma sus decisiones. Ahora sabemos con todos los estudios de desarrollo que es hasta entre los 23 y los 25 años que un ser humanos está listo para tomar las decisiones adecuadas", dijo Ballesteros.

Esa visión es compartida por el director médico de la Clínica Herrera-Amighetti, Luis Diego Herrera, quien incluso indicó que la formación y el entrenamiento de los padres de familia puede ser una de las más baratas y efectivas ante los riesgos que están al acecho de sus hijos, como las drogas o las relaciones sexuales con adultos que incluso les doblan la edad.

Prueba de ello son las mamás y los papás que aplican el modelo "autorizado" y no el "autoritario", en el cuál se establecen límites claros con capacidad de negociación y flexibilidad que respetan los derechos de los menores de edad, cuyo resultado se ve plasmado en la adaptación y permanencia de los adolescentes en el sistema educativo y la visión de estos respecto a la comunicación que tienen con sus padres.