No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Tres mujeres indígenas se convierten en ingenieras solares para llevar electricidad a sus pueblos

​Las tres ticas viajaron a India para aprender sobre instalación de los dispositivos

A Ovidia Caballero le dijeron que si se iba a la India se iba a morir. Por más miedo que intentaron meter en su mente su voluntad acalló esas voces y se montó al avión para hacer realidad el sueño de su hija y toda la comunidad.

Junto a ella viajaron Lucía Montezuma y Martina Caballero hace seis meses. Esta semana regresaron convertidas en ingenieras solares, expertas en la instalación de los paneles que llevarán la electricidad a sus pueblos.

Las mujeres adquirieron sus conocimientos en Barefoot College, un centro universitario ubicado en India especializado en formar a mujeres de mediana edad y escasos recursos, provenientes de zonas rurales en todo el mundo.

Ovidia no estaba en el grupo inicial, sin embargo, de las seleccionadas algunas decidieron retirarse porque había temor de viajar. Su comunidad estaba quedándose sin representante, por lo que su hija la impulsó a anotarse en la lista y el deseo de tener una lámpara en cada casa para que los niños pudieran hacer la tarea en la noche.

"Yo dije, bueno, apúnteme. Me decidí a cumplir con el sueño de la comunidad, pase lo que pase, desde hoy me callaré con el temor que tengo, y así, cuando estábamos en el proceso que íbamos pasando yo estaba calladita y hasta que vino llegando el momento nosotros fuimos elegidas, y nos fuimos", comentó la ingeniera.

Las tres estuvieron seis meses en La India aprendiendo con otras mujeres de países como Perú, Madagascar y Birmania. El primer reto que enfrentaron fue la barrera del idioma, por lo que al principio tuvieron que ingeniárselas a punta de señas.

La comunicación con el profesor también significó una tarea difícil pues las clases se impartían en inglés. Para superar este hecho, Barefoot College emplea una metodología de aprendizaje por medio de gestos, colores y números.

Martina relató que al principio fue frustrante pues no entendían las indicaciones, sin embargo, entre ellas mismas se ayudaban para seguir adelante con las clases.

Lucía comentó por su parte que el clima de Tilonia, la ciudad donde se ubica la universidad, es sumamente caliente, por lo que sufrieron bastante con las bochornosas jornadas.

Las tres nuevas ingenieras regresaron este miércoles al país, viajarán a sus respectivas comunidades (Martina y Ovidia son de Carona mientras Lucía es de Río Claro de Pavones) donde verán a su familia después de seis meses lejos del hogar.

Las mujeres están ansiosas por aplicar sus conocimientos y llevar la electricidad a sus pueblos.

Las indígenas pasaron por la experiencia de aprendizaje mediante un convenio de la Universidad Nacional Estatal a Distancia (UNED). La académica de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades, Vilma Peña, comentó que deberán esperar unos meses para que se vuelvan a adaptar a sus comunidades.

Para la primera mitad del 2018 se tiene prevista la instalación de los primeros paneles solares. La casa de enseñanza superior está concretando las alianzas para la compra de los componentes necesarios.

Barefoot College ha graduado a 750 ingenieras solares y ha beneficiado a 1.300 comunidades en diferentes continentes. En Latinoamérica trabaja con 17 países. Las primeras 70 ingenieras solares de la región han llevado electricidad a más de 11 mil personas.

La Agencia Internacional de Energía estima que en 2013 había en el mundo 1.2 billones de personas, 17 por ciento de la población mundial, sin acceso a la electricidad. Cerca del 95 por ciento de quienes no cuentan con electricidad habitan en países de África subsahariana y de naciones en vías de desarrollo en Asia, predominantemente en áreas rurales.