Un punto por gol

#bajorendimiento​Un gol de colección de Esteban Ramírez justifica de sobra los tres puntos del Club Sport Herediano

Club Sport Herediano 3 - Deportivo Saprissa 2


Goles: David Ramírez (10”), Yendrick Ruiz (11”), Verny Scott (18”), Esteban Ramírez (20”), David Guzmán (42”)

La noche del domingo en el Eladio Rosabal Cordero tuvo un tiempo para cada equipo. El primero de fútbol intenso y veloz, cinco goles, con un Herediano jugando como si fuera un partido de 45 minutos. El segundo tiempo fue dominio del Deportivo Saprissa, encimó a los locales a tal punto que optaron por la línea de cinco y el contragolpe. No hubo más goles..

Saprissa abrió el marcador al minuto diez y descontó casi al cierre de la primera mitad, cuando perdía 3 a 1. La sensación de que el Herediano merecía ganar por un marcador de mayor distancia se disipó en el segundo tiempo, cuando los locales entregaron el panel de administración del partido a los morados.

El 3 a 2 que no varió desde la primera mitad es un marcador justo para lo que se vio en la cancha.

Con Yosimar como sustituto del lesionado Elías Aguilar, Myrie de regreso como titular y Esteban Ramírez en estado de gracia, el Club Sport Herediano tuvo una primera mitad de potencia, velocidad y buenas decisiones que convierten a los goles del Deportivo Saprissa en algo parecido al porcentaje de error.


Saprissa no conocía el área rival y Briceño ya se había empleado a fondo un par de veces cuando Ariel Rodríguez puso nerviosos a Lula Montero y Pablo Salazar, los hizo pifiar y le dejó el balón picando a David Ramírez, que supo agradecer la cortesía, rematar duro y de zurda, y abrir el marcador.

No pasó un minuto para que los florenses devolvieran el partido a la realidad. Myrie se vio dentro del área, enrollado con un balón que pudo poner en el aire y que Yendrick cabeceó adelantándose a Briceño y haciéndola pegar en el horizontal antes de cruzar la línea de gol.


El marcador decía 1 -1 pero se sentía que ganaba el local. En la cancha había un equipo que proponía y otro que asumía. Así llegó el segundo tanto. Yosimar remató desde afuera del área, Briceño y Colindres hablaron idiomas diferentes y Verny Scott aprovechó para empujarla de cabeza.

Apenas se sentaban en las tribunas del Rosabal cuando Esteban Ramírez interceptaba una mala salida de la zaga morada, la empujaba con el pecho, luego con la cabeza y, sin dejarla ensuciarse, la conectaba con derechazo atómico en el ángulo del guardameta Briceño. Pepinazo. Gol para coleccionistas.


Antes de terminar esa primera mitad, un remate de Guzmán iba a a ser desviado por Lula Montero para dejar congelado a Daniel Cambronero. A las duchas se iban los equipos con un marcador que hablaba de otro partido.

Pero el segundo tiempo, ya se dijo, no tuvo goles pero sirvió para justificar el marcador. Saprissa metió a Heredia en su zona baja, la obligó a jugar al contragolpe.

Nada más pasó, eso sí. El 3 - 2 es justo. Los morados mantienen su segundo puesto. Heredia se afianza en zona de clasificación.