No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Con certificaciones y capacitaciones,veterinaria tica ayuda a comercios a adecuarse para mascotas

Comerciantes ignoran las necesidades y peligros asociados a promocionarse como "pet friendly", afirma

Cuando el dueño de un establecimiento comercial quiere, por moda o afinidad, darle la bienvenida a las mascotas de sus clientes, no debe tomárselo a la ligera.

Un comercio no se convierte en Pet Friendly (amistoso para mascotas) sólo con buenas intenciones. Para lograrlo, debe tomar en cuenta las necesidades y riesgos asociados, explicó la veterinaria Sofía Herra Vargas.

Herra, de 28 años, fundó en febrero pasado una empresa social llamada AMO Pro Bienestar Animal, dedicada a promover los derechos de los animales entre sus dueños.

Ella y su mascota Mel (un "zaguatito" de 5 años), conforman un equipo que asesora a comercios sobre cómo adecuar sus establecimientos para recibir mascotas (principalmente perros) y también brinda cursos a los dueños sobre primeros auxilios para mascotas (perros y gatos).

"Soy una veterinaria un poco común que trabaja con la gente más que con los animales", aclaró.

Certificación: de una a cinco huellitas

Cuando Café Miel se comunicó con Herra para convertirse en Pet Friendly, Mel la acompañó al establecimiento (ubicado al costado sur del Tribunal Supremo de Elecciones) para realizar el primer diagnóstico: identificar riesgos para la mascota y conversar con el personal sobre su conocimiento en el trato de mascotas.

El diagnóstico responde una serie de interrogantes, comentó Herra: Por ejemplo ¿cuales son los riesgos para los clientes, para el local y para las mascotas? ¿cómo se reacciona cuando una mascota orine o defeque en el local? ¿Cómo se vela por la sanidad? Si hay otros perros o niños, ¿cómo actuar si las mascotas desean jugar bruscamente o tienen actitudes agresivas? ¿cómo evitar que no se robe la comida de un cliente o que tome el juguete de un niño?

Si un cliente es alérgico a las mascotas, los dueños "deben saber como enfrentar la situación y decidir como proceder", explicó.

Una vez realizado el diagnóstico, Mel y Herra brindan capacitaciones al personal, que van acorde con qué tan amistoso desea ser el local. Para ello Herra creó cuatro categorías:

- 1 huellita: aceptan mascotas y les ofrecen un tazón de agua.
-
2 huellitas: ofrece descuentos a quienes lleven su mascotas.
- 3 huellitas: tienen un menú específico para las mascotas
- 4 huellitas: el espacio está acondicionado para ser más seguro para las mascotas, tiene botiquín de emergencias veterinarias y personal capacitado en primeros auxilios básicos para perros.

Hasta el momento AMO, cuyo concepto está asociado a la tenencia y el amor de los dueños por sus mascotas, ha certificado una agencia de diseño y trabaja en certificar el Café Miel en San José centro y el centro comercial Momentum Lindora en Santa Ana.

Herra reconoció que su iniciativa se trata de un proyecto piloto que desea seguir mejorando. En un mediano plazo coordinará con el Colegio de Médicos Veterinarios y el SENASA para buscar posibilidades para validar la certificación con ambas instituciones.