Vivienda y educación, principales carencias en hogares pobres, muestra nuevo índice del INEC

carencias​88,1% de personas en esta condición tienen empleo informal

Vivienda y uso de Internet, así como educación son las carencias más frecuentes en hogares de escasos recursos, de acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) 2015 que presentó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) este jueves.

Esta medición se compone de cinco dimensiones (educación, vivienda y uso de Internet, protección social, salud y trabajo), cada una con un valor de 20 por ciento del IPM.

Los resultados determinaron que las carencias en vivienda representan un 28,1 por ciento del IPM, mientras que educación significó un 22,2 por ciento.

Los cuatro indicadores que componen la dimensión "vivienda y uso de Internet" arrojaron que de los 318.421 hogares pobres, el 49,9 por ciento no tienen acceso Internet, en 42,8 por ciento el piso y el techo están en mal estado; en 34,4 por ciento hay deterioro en las paredes exteriores y en 28,9 por ciento de los casos viven en hacinamiento.

La directora del INEC, Floribel Méndez, detalló que en cuanto a educación, el 74 de cada 100 personas pobres entre 25 a 64 años tiene un bajo desarrollo de capital humano, esto quiere decir que carecen de algún grado académico esperado dependiendo de su edad.

Si se segregan los indicadores de las cinco dimensiones que componen el IPM, la carencia más significativa de encuentra en trabajo, donde el 88,1 por ciento de las personas independientes tienen un empleo informal.

El ministro de Vivienda y Asentamientos Humanos, Rosendo Pujol, dijo que estos resultados tan altos en el caso de la materia que le compete a su cartera responden al rubro de Internet, el cual decidieron incluir en la medición tomando en cuenta la relevancia que tiene para el desarrollo humano.

Los resultados les da luz sobre las medidas que deben implementar y los problemas a atacar con prioridad, agregó el jerarca.

Por su parte, la ministra de Educación Pública, Sonia Marta Mora, señaló que se trabajan en el fortalecimiento de programas como "Yo me apunto" para reducir la deserción de las aulas y la interrupción académica, situación que impacta directamente la situación económica de los hogares.

El resto de indicadores del IPM indican que del 100 por ciento, las privaciones en salud tiene un valor de 22 por ciento de la medición, trabajo el 18,7 por ciento y la protección social el 8,9 por ciento.

La carencia con menos incidencia en los hogares pobres en el país es la falta de eliminación de excretas con solo un 10,5 por ciento de las familias.

El ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social, Carlos Alvarado, aseguró que con este nuevo indicador podrán direccionar de manera más efectiva los esfuerzos para erradicar la pobreza en el país, ya que conocen cuáles son las necesidades y no solo el ingreso que perciben las familias.

El IPM promedia el porcentaje a partir de 20 carencias en las cinco dimensiones mencionadas anteriormente.

El método, conocido como Alkire-Foster, se aplica por primera vez en el país e identifica los hogares pobres de acuerdo con la cantidad de privaciones que tiene la vivienda o el individuo.

La medición se realizará de manera anual en julio y se presentarán los resultados en el mes de octubre de cada año y no sustituye el Método de Línea de Pobreza, que se utiliza en la actualidad, y que mide el ingreso económico.