Una de cada cuatro mujeres trans de Costa Rica vive con VIH

prevalencia​Proyecto para la atención y erradicación de esta epidemia concluyó su primera etapa y pretende seguir generando impactos positivos en segunda fase

Un cuarto de las mujeres transexuales que viven en Costa Rica tiene VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), reveló un estudio que se hizo por primera vez en esta población.

La encuesta se realizó en la Gran Área Metropolitana y contabilizó a 416 personas, donde la seroprevalencia es de 24,6 por ciento, mientras que el sífilis es del 12,9 por ciento.

Estos resultados forman parte del proyecto país "Costa Rica, un modelo sostenible de prevención combinada y atención a la población de hombres que tienen sexo con hombres y mujeres trans", el cual se ha desarrollado a lo largo de los últimos tres años de manera articulada entre organizaciones e instituciones públicas.

La directora del proyecto VIH-Sida 2015-2018, Laura Sánchez, señaló este jueves durante la presentación que uno de los objetivos del plan es contar con información estadística que permita medir la eficacia de las acciones implementadas y tomar las decisiones respectivas para cumplir con la tarea de erradicar la enfermedad.

Lea: Dueña de La Avispa, actriz trans e impulsores de opinión consultiva serán mariscales de Marcha de la Diversidad

Es la primera vez que se cuenta con datos de la población de mujeres transexuales en Costa Rica, lo cual supone un paso fundamental para tener un control.

"Esta prevalencia es realmente altísima y nos hace pensar que sigue siendo urgente que trabajemos cada vez más en esta población para prevenir y atender el VIH", destacó Sánchez.

En la encuesta también se consultó a hombres que tenían sexo con hombres (que incluye a personas homosexuales, bisexuales y aquellos que no se definen dentro de estas orientaciones sexuales), cuya población en el país es de 10.127. En este grupo se halló una seroprevalencia de VIH del 15,4 por ciento y de 10,5 por ciento en el caso de sífilis.

Al respecto, la directora del proyecto indicó que en el pasado se han hecho mediciones que dan una constante en esta cifra.

La intención del proyecto es seguir haciendo estas encuestas al menos cada tres años con la finalidad de conocer el impacto de las acciones preventivas que se llevan a cabo para combatir el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Acción y prevención

El programa tiene como finalidad contener la epidemia de VIH en 14 cantones prioritarios de San José y Puntarenas (con la mayor incidencia).

Dentro de los ejes de acción se han establecido a lo largo de los últimos tres años la norma nacional para la atención de salud libre de estigma y discriminación a personas LBGTI. Además, se implementó una plataforma de contraloría social de servicios en salud para hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y mujeres trans.

Sánchez explicó que la intención era brindar acceso a los servicios a estas poblaciones que históricamente han tenido dificultades para obtenerlo de manera efectiva.

Adicionalmente, la tarea de prevención fue un eje central del proyecto. Los resultados de las acciones dieron 943 actividades preventivas entre HSH, 15.229 abordajes y 4.425 pruebas de detección de VIH. También se repartieron 98.406 condones.

En el caso de las mujeres trans, se dieron 248 actividades de prevención, 862 abordajes, 310 tamizajes de detección y 59.231 preservativos repartidos.

Otra área fundamental era mejorar el entorno legal, social y político peno de los derechos humanos a través de la promoción de normativas y proyectos de ley. Sánchez señaló que se trabajó en la eliminación de las barreras legales y talleres de entendimiento con las organizaciones que atienden estas poblaciones y las mismas personas para empoderarlas.

Lea: Oportunidad para estudiar en la universidad se abre para tres mujeres trans

El proyecto contó en su primera fase con $4,8 millones del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, la coordinación del Mecanismo Coordinador País e Hivos.

Este jueves se firmó el compromiso para el seguimiento del proyecto, el cual tiene como finalidad garantizar los fondos a nivel institucional para sostener el programa.