Ante la OEA, Costa Rica expresa "consternación" por escalada de violencia en Nicaragua y pide al cese a represión

llamado​Informe de la CIDH presentado este miércoles en Consejo Permanente señala 264 muertes tras estallido de crisis

La represión que vive Nicaragua desde que estalló la crisis hace casi tres meses volvió a ser denunciada la representación diplomática de Costa Rica a nivel internacional. En esta oportunidad fue en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) el foro donde el país expresó su consternación por la escalada de violencia.

La representación costarricense señaló que el Estado ha seguido con atención la situación en el territorio vecino debido a la afectación que provoca no solo a lo interno sino también a nivel centroamericano.

"A la fecha se reportan cientos de víctimas mortales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y la erosión sistemática de los derechos humanos del pueblo nicaragüense, así como la represión selectiva e intimidación contra manifestantes y sus familias, contra estudiantes, contra defensores y defensoras de los derechos humanos y miembros de la Iglesia católica, entre otros. Cada uno de estos actos es inadmisible. El gobierno de Nicaragua debe restablecer las condiciones necesarias para que el diálogo entre las partes pueda continuar en un ambiente seguro, de compromiso y buena fe y comprometerse con una hoja de ruta clara para salir de la crisis", dice la declaratoria.

Costa Rica hizo un llamado a respetar los derechos de las personas que protestan y a cesar con las detenciones arbitrarias.

La delegación tica pidió a la OEA realizar una revisión periódica de la situación en Nicaragua y estar al tanto de las denuncias que de allí se reciben.

Adicionalmente, la representación costarricense insistió en la necesidad del diálogo como salida a la crisis que enfrenta la nación vecina.

Informe eleva muertes

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aumentó este miércoles a 264 el número de muertes en Nicaragua en el contexto de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, iniciadas el pasado 18 de abril.

"De conformidad con el registro de la CIDH desde el comienzo de la represión de las protestas sociales, hasta la fecha 264 personas habrían perdido la vida y más de 1.800 habrían resultado heridas", dijo el secretario ejecutivo de la entidad, Paulo Abrao, al informar al Consejo Permanente de la OEA sobre la situación en ese país.

Hasta ahora, la Comisión había dado cuenta de 212 muertos y 1.337 heridos en el marco de las manifestaciones.

Desde el estallido de las protestas, la CIDH detectó en Nicaragua "un patrón de uso desproporcionado de la fuerza, ejecuciones extrajudiciales y detenciones masivas y arbitrarias", reiteró Abrao.

Agregó además que la CIDH ha encontrado "una nueva modalidad de represión" vinculada a la toma de tierras por parte de grupos organizados, que invaden propiedad privada para intimidar a la población.

Paralelamente a este informe, la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) presentó su balance más actual que da cuenta de 351 decesos relacionados con la escalada de violencia en esa nación.

Lea también: Aumenta a 351 los muertos en Nicaragua por represión de Ortega, revela Asociación Pro Derechos Humanos.

La cifra representa un aumento de 42 decesos en tan solo 8 días, esto de acuerdo con el dato preliminar dado el pasado 3 de julio que registraba 309 asesinados.