No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Cruzada contra impunidad: Fiscalía salvadoreña ordena captura de militar por asesinato de Romero

Militar Álvaro Saravia figura como el único imputado "en la causa penal"

Un juzgado de San Salvador ordenó este martes a la Fiscalía iniciar investigaciones para determinar los posibles autores o participes en el asesinato en 1980 del arzobispo Óscar Arnulfo Romero, recientemente declarado santo.

El juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador ordenó a la Fiscalía General de la República (FGR) "que dé inicio a las respectivas investigaciones sobre otros posibles autores o participes en la comisión del delito de homicidio agravado en perjuicio de dicha víctima", señala la resolución a la que tuvo acceso la AFP.

Lea: Papa proclama santo al arzobispo salvadoreño Óscar Romero

En esa misma resolución, el juzgado ordenó la detención del capitán Álvaro Saravia, que figura como el único imputado "en la causa penal" por el asesinato de monseñor Romero.

El juzgado dirigió oficios a la policía salvadoreña y a la INTERPOL para que "procedan a la búsqueda, ubicación y captura" de Saravia, cuyo paradero se desconoce.

El juzgado reabrió en mayo de 2017 el caso de Romero, luego de que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional una Ley de Amnistía de 1993, que encubrió atrocidades cometidas en la guerra civil de doce años (1980-1992).

En 1993, una Comisión de la Verdad de Naciones Unidas señaló como autor intelectual del crimen de Romero al mayor del ejército Roberto D'Aubuisson, ya fallecido, fundador de la entonces gobernante Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha).

Los asesinos nunca fueron llevados a la justicia.

Saravia, un lugarteniente de D'Aubuisson, confesó años atrás al periódico digital El Faro la manera en que se planificó y ejecutó el asesinato de Romero.

Según la resolución del juez Rigoberto Chicas, existen "elementos de juicio suficientes para estimar que el imputado (Saravia) tuvo participación en los hechos" que causaron la muerte de Romero.

El juez Chicas no hizo mención a la participación de D'Aubuisson, aunque indicó que será la Fiscalía la que determine si presenta acusaciones contra otras personas por el asesinato del arzobispo.

Romero fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador de la extrema derecha que le disparó en el pecho mientras oficiaba misa en una capilla de un hospital para cancerosos en San Salvador.