No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​Incluso después de infecciones leves, científicos comienzan a ver una respuesta inmune robusta en el cuerpo.

Cuerpo humano produciría inmunidad “robusta” al Covid-19, según estudios preliminares

​Incluso después de infecciones leves, científicos comienzan a ver una respuesta inmune robusta en el cuerpo.

Incluso después de infecciones leves del coronavirus SARS-CoV-2, el cuerpo humano estaría produciendo una respuesta inmune “robusta”, especialmente en las células encargadas de “recordar” al virus.

Así lo muestra un grupo de tres estudios preliminares diferentes, los cuales fueron publicados en la última semana. Pese a que aún están bajo revisión de otros científicos, sus hallazgos apuntan hacia la misma dirección: inmunidad duradera.

El primero de estos estudios preliminares —liderado por el Centro para Enfermedades Infecciosas de Suecia— fue publicado el 14 de agosto y muestra una respuesta inmune “robusta” en pacientes con infecciones leves del coronavirus.

La respuesta inmune no se refiere solamente a los anticuerpos, sino también a las células encargadas de “recordar” al virus. Estas se conocen como células T y son justamente las que mostraron una presencia alta.

La investigación analizó la sangre convaleciente de 206 pacientes recuperados de Covid-19, quienes tuvieron cuadros de diferentes intensidades y contrajeron la enfermedad entre febrero y marzo.

“Nuestro conjunto de datos muestra que el SARS-CoV-2 provoca una respuesta de células T de memoria robusta, amplia y altamente funcional”, señala la publicación. Debido a esto, es poco probable que la gente se reinfecte y tenga un cuadro grave, indica.

Aún faltan estudios a largo plazo, pero “esto es exactamente lo que uno esperaría ver. Todas las piezas están ahí para una respuesta inmune totalmente protectora”, dijo la autora principal, Marion Pepper, al New York Times.

Estos distintos; misma dirección

Otro estudio preliminar de la Universidad de Washington en Estados Unidos tuvo hallazgos similares, pese a que se realizó por separado: los pacientes recuperados de Covid-19 tendrían una amplia respuesta de células T.

Los resultados preliminares de esta investigación fueron publicados el 15 de agosto. No obstante, también están en proceso de revisión por parte de la revista científica Nature.

Según estos resultados, los pacientes recuperados de Covid-19 leve no solo mantuvieron sus niveles de células T al cabo de tres meses, sino que estas aumentaron en número.

“Los linfocitos de memoria específicos para SARS-CoV-2 exhibieron características asociadas con una potente inmunidad antiviral. (...) Los individuos que se recuperaron de un cuadro sintomático leve de Covid-19 tuvieron un arsenal expandido de mediadores inmunes contra el SARS-CoV-2”, señala la publicación.

Un tercer estudio, de la Universidad de Arizona, encontró datos que apuntan en la misma dirección: “Concluimos que la inmunidad es duradera durante al menos varios meses después de la infección por SARS-CoV-2”.

Esta investigación analizó los anticuerpos de 5882 pacientes Covid-19 y señaló que las “conclusiones sobre la rápida pérdida de inmunidad al SARS-CoV-2 son prematuras e inconsistentes con los datos que presentamos aquí”.

Inmunidad: la gran pregunta

La inmunidad al Covid-19 a largo plazo es una de las grandes preguntas todavía por responder sobre la enfermedad. Esto porque no ha pasado suficiente tiempo como para saber si esta se mantiene luego de un año, por ejemplo.

Un estudio científico de la universidad inglesa King’s College arrojó resultados sobre el tema: 60% de los pacientes analizados tuvieron una respuesta potente de anticuerpos tras infectarse con Covid-19. No obstante, solo un 16,7% mantenía niveles altos de anticuerpos tres meses después.

Pero esta no es toda la historia, ya que el comportamiento de los linfocitos T es mucho menos comprendido. Estas “células de memoria” ayudan al cuerpo a identificar agentes dañinos.

Si bien los estudios apuntan a una abundante respuesta de células T, aún faltan investigaciones a largo plazo que confirmen la inmunidad duradera. Según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, no hay casos documentados de reinfección en pacientes recuperados.

La incertidumbre sobre este tema impactaría, por ejemplo, al uso de las vacunas contra el Covid-19. Las empresas farmacéuticas, sin embargo, admiten continuar con este tratamiento sin saber cuánto duraría la inmunidad.