No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

​Defensora: renuncio por el cansancio de tener que cuidarme las espaldas

​Desde hace año y seis meses empezó a buscar un nuevo empleo

La defensora de los Habitantes, Montserrat Solano, aseguró que el cansancio de tener que cuidar y defender su espalda de "puñaladas" que le dan funcionarios de la misma institución, motivó su renuncia al cargo.

En entrevista a AmeliaRueda.com, Solano dijo que estar al mando de la Defensoría de los Habitantes requiere de mucho esfuerzo y dedicación, pues considera que es un puesto que lleva la responsabilidad de tratar el tema de los derechos humanos de todos los costarricenses; sin embargo, desde hace varios meses utiliza parte de su tiempo y energía para canalizar ataques o cuidarse de estos.

Pese a que fue consultada sobre quiénes son los funcionarios que a lo interno la atacan, Solano prefirió reservarse los nombres y aseveró que hasta después del 6 de marzo, cuando haya dejado el puesto, se referirá al tema.

"Estos puestos son difíciles, son lindísimos en el sentido que se puede servir a la gente y es lo que mas atesoro. (...) Lo que pasa es que hay una minoría descontenta y yo no puedo y no creo que pueda ejercer todas las funciones que tengo que ejercer y todas las luchas que tengo que hacer, cuando al mismo tiempo tengo que dedicar una parte de mi trabajo y mis esfuerzos cuidándome las puñaladas que me dan por la espalda", declaró Solano.

De acuerdo con la Defensora, desde hace aproximadamente año y medio comenzó a postularse a diversos espacios laborales con el objetivo de encontrar oportunidades que le permitan continuar con la vida profesional a la que dio pausa por aceptar el actual empleo.

A la funcionaria le surgieron varias oportunidades luego de tocar puertas, pero fue hasta en enero que apareció una propuesta de una organización que le resultó atractiva. Decidió negociar con la misma para que la oferta estuviera en pie cuando ella culminara su nombramiento (el cual vence el 22 de septiembre del 2018) pero al no darse un acuerdo, decidió renunciar.

La organización aún le pide mantener confidencialidad sobre el nombre de la empresa y la ocupación que desempeñará; no obstante, comentó que su trabajo va en la misma línea de derechos humanos.

"Las oportunidades llegan cuando llegan, yo no soy millonaria y no tengo una gran herencia, no tengo una familia que me apoye (económicamente). En otras palabras, si yo no trabajo yo no como. Intenté negociar que se diera lo mas tarde posible pero no se pudo", enfatizó.

Por el momento, Solano espera con este nuevo ciclo volver a retomar su carrera profesional y tienen esperanza de que no se le castigue tanto por la pausa que se dio.

El próximo 5 de marzo, la funcionaria presentará su carta y dejará el puesto. Quien asumirá el cargo de de manera interina mientras los diputados eligen a un nuevo defensor será el defensor adjunto, Juan Manuel Cordero.