Pobladores acompañan a sacerdotes en vigilancia de iglesias en Nicaragua

Custodia​Seguidores del régimen de Ortega irrumpieron en la basílica de Diriamba para agredir a altos dignatarios de la Iglesia

Los feligreses nicaragüenses acompañan a sus sacerdotes mientras estos vigilan los templos que dirigen en medio de la crisis social que invade al país desde hace poco menos de tres meses.

De acuerdo con el vocero de la Diócesis de León, Víctor Morales, ese acompañamiento se ha acrecentado a medida de que se comenzaron a registrar los primeros incidentes en los predios de las iglesias, tales como asedios y saqueos de grupos paramilitares afines al régimen de Daniel Ortega.

"En la mayoría, efectivamente, hay grupos de personas que trabajan con la iglesia de mano a mano y que han estado acompañando a los sacerdotes, pero efectivamente no podemos dejar de orar ante esta situación y confiamos en el Señor de que verdaderamente nos va a proteger en esta crisis que vive Nicaragua y que ya ha escalado un peldaño más de violencia", manifestó el religioso.

Morales explicó que los clérigos también han tomado la decisión de salir de sus casas siempre en compañía de sus familiares.

"Efectivamente los sacerdotes estamos ahora en una situación de incertidumbre por el cuido de los templos, de las cosas sagradas, por aquellos sacrilegios que puedan continuarse y el problema de atentar contra la vida de los sacerdotes mismos", abonó el padre.

La duda emergió luego de que el lunes cientos de seguidores de Ortega irrumpieran a la básilica de Diriamba para intentar agredir a altos dignatarios de la Iglesia Católica. Simultáneamente se reportó un ataque similar en un templo de Santiago de Jinotepe.

Lea: Seguidores del gobierno de Ortega irrumpen en basílica de Diriamba y agreden a sacerdotes.

"Queremos la paz", "no queremos más tranques (bloqueos) de vías", "asesinos", "mentirosos", "hijos de puta" gritaron en Diriamba los fieles al gobierno que salieron al paso de la caravana presidida por el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag.

En dicho incidente resultó levemente herido en uno de sus brazos el obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez. Precisamente ese líder religioso había solicitado medidas cautelares, según Morales, por varias amenazas que recibió desde que comenzó a referirse en contra del oficialismo.

Crédito de la fotografía: AFP.