No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Pilar Garrido, Carlos Alvarado y Rodrigo Chaves

Gobierno valora impuesto solidario a salarios superiores de ¢1,1 millón, anuncia Alvarado

​El jerarca indicó que la medida se tomaría “de ser necesario”, aunque primero utilizarán otros recursos para una primera inyección de ¢225.000 millones dirigida a 350.000 familias.

El Gobierno valora implementar un “impuesto solidario” a las remuneraciones y las pensiones superiores de ¢1,1 millón para atender la emergencia del Covid-19 (coronavirus) y apoyar a los hogares que mermen sus recursos. Así lo aseguró el presidente de la República, Carlos Alvarado, en conferencia de prensa.

Alvarado indicó que la medida se piensa como un complemento de otras medidas que ya se tramitan, como el acceso créditos internacionales y la redirección de recursos de instituciones, como superávits y utilidades.

La medida lograría recaudar ¢25.000 millones, mensuales, explicó el ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves. El jerarca además indicó que la escala del impuesto sería progresiva, de modo que las personas con mayores impuestos colaboren en mayores porcentajes. Eso sí, dijo que aún no se definen los umbrales.

Antes de impulsar este impuesto, el presidente Alvarado dijo que se tramitarán otras fuentes de ingresos y que presentará un presupuesto extraordinario de ¢225.000 millones. Para financiarlo, indicó que utilizará recursos de otras partidas gubernamentales, por unos ¢100.000 millones, y que impulsará un proyecto para aprovechar la caída en el precio de la factura petrolera, a través de la fijación de los precios de los combustibles.

Esta ayuda, dijeron las autoridades, permitiría realizar transferencias por un período máximo de tres meses. Luego habría que buscar otras fuentes de ingresos.

Según agregó la ministra de Planificación y Política Económica, Pilar Garrido, la idea es apoyar personas en condiciones de vulnerabilidad; así como aquellas a las que se les haya reducido o suspendido sus jornadas laborales.

Además del impuesto a los salarios, el presidente Alvarado indicó que, “se analiza“ impulsar la contribución de empresas que siguen generando rentas.

Sobre el impuesto a los salarios, Alvarado indicó que es una medida provisional que tendría que analizarse, dependiendo de “la evolución de la situación económica de las familias y del país”. “Aún es temprano para saber cuántas van a ser las familias afectadas y por cuánto se va a prolongar este período de afectación por el Covid-19. Es decir, es probable que necesitemos apoyar más personas y por más períodos”.

El presidente subrayó que analiza el impuesto como una “contribución solidaria”, más allá de una medida de carácter impositivo.

Alvarado recordó que, solo en este primer mes de la emergencia por el Covid-19, el país ya reporta más de 200.000 personas que han quedado desempleadas o han reducido sus ingresos por la caída del sector turismo; así como unos 8.000 restaurantes cerrados, entre otros negocios.

Después de la contradicción

El anuncio de Alvarado llegó apenas un día después de que el ministro de Hacienda fuese desmentido por el presidente, después de anunciar la intención de aprobar un impuesto del 5% a los salarios superiores a ¢500.000.

Esta intención recibió críticas intensas de sectores civiles y políticos, que criticaron la base tan baja del impuesto y la idea de generar más retenciones a las personas que no son alcanzados por la crisis.

Lea: Presidente desmiente a Ministro de Hacienda, quien propuso a diputados impuesto a salarios

Posteriormente, apenas dos horas después del anuncio del ministro Chaves a la prensa y los diputados; el presidente Alvarado y otros miembros del gabinete, como la ministra Garrido, indicaron que la base del impuesto aún no estaba definida y que la idea apenas era un proyecto que “estaba siendo valorando”.

El presidente aseguró que no se rebajaría ningún monto a salarios de ¢500.000, bajo ninguna circunstancia, a través de su cuenta de Twitter.