No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Juicio Campeón, en Tribunales de Atenas

Juicios por maltratos a perros suman dos absolutorias en últimos dos años

​La primera se dio en Tribunales de Santa Cruz a inicios del 2018 y este viernes ocurrió la segunda en Atenas, Alajuela

Por segunda ocasión, un juicio por maltrato animal en Costa Rica acabó con una sentencia absolutoria en contra de la persona acusada.

Este viernes, el Tribunal Penal de Atenas, en Alajuela, absolvió a una mujer de apellido González, de 34 años, quien había sido denunciada por amarrar a un perro llamado "Campeón" con un cordón de zapato, el cual le provocó una profunda herida en el cuello. Los hechos ocurrieron en noviembre de 2017.

Por ese caso, la propia Fiscalía había solicitado absolver a la mujer debido a falta de pruebas, petición que fue acogida por el juez.

Además de la falta de pruebas, como fotografías y videos, la petición se basó en que no se pudo contar con el principal testigo y hermano de la imputada, quien no llegó a declarar a pesar de haber sido buscado por agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

"La petición se hizo luego de que el principal testigo no se presentara al debate; incluso, por orden de este despacho se pidió la detención, sin embargo, no pudo ser ubicado por la policía judicial", informó la Fiscalía por medio de la oficina de prensa.

Lea: OIJ se declara "imposibilitado" para investigar casos de maltrato animal

El otro juicio corresponde a uno que se llevó a cabo en el Tribunal Penal de Santa Cruz, en Guanacaste, el cual concluyó con una absolutoria para un hombre de apellido Gómez, a quien la Fiscalía lo acusó de maltrato animal, por herir con una motoguadaña a un perro llamado "Bobby".

Dicha sentencia fue dictada el 31 de enero de 2018 y la Fiscalía la apeló, al alegar que el tribunal absolvió al acusado considerando que su conducta devino de un "acto reflejo", pues se defendía del ataque del perro cuando cortaba el césped de un terreno.

No obstante, para el Ministerio Público, no había ningún peligro para el acusado, pues el perro estaba amarrado y no se trataba de una raza potencialmente peligrosa, por lo que considera que las heridas provocadas fueron intencionales.

Sin embargo, la impugnación del órgano acusador del Estado fue rechazada por el Tribunal de Apelación de Santa Cruz en una resolución dictada el 15 de febrero anterior por la jueza Cynthia Dumani Stradtmann y los jueces Gustavo Gillén Bermúdez y Manuel Gómez Delgado.

"El tribunal absolvió al encartado del delito acusado, porque consideró que no se había podido demostrar que la herida provocada al perro propiedad de [Nombre 001] había sido intencional", dice la resolución Nº 00073-2019.

"Seguiremos en la lucha"

Para Juan Carlos Peralta, presidente de la Asociación para el Bienestar y Amparo Animal (ABAA), este tipo de resoluciones no son de su agrado, pero aún se mantiene la motivación para seguir luchando por denunciar el maltrato animal.

"Para todos los activistas y defensores de derechos de animales no nos cae nada bien, pero no quiere decir que nos vamos a desanimar, todavía tenemos un montón de juicios y vamos a seguir adelante. La persona agresora fue expuesta públicamente y eso es un castigo para empezar", señaló.

"Esto de ninguna manera nos hace echar un paso atrás, aquí seguiremos adelante con la lucha. Esto va a seguir, no va a parar y los infractores tienen que darse cuenta", expresó Peralta.

El activista explicó que próximamente vendrán más procesos judiciales por temas de maltrato a perros.

El pasado 15 de marzo, el Juzgado Penal de Alajuela determinó enviar a juicio a una pareja por la muerte de una perra a la que dejaron amarrada de la parte alta de una malla.

Lea: Pareja enfrentará juicio por muerte de una perra en Alajuela

El maltrato animal es un delito que está incluido en el artículo 279 del del Código Penal, que castiga con entre tres meses y dos años de prisión "a quien dolosamente, de forma directa o por interpósita persona, cause la muerte de un animal doméstico o domesticado".

La norma fue adicionada por el numeral 2 de la reforma a la Ley de Bienestar de los Animales.