No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%
Siga los resultados aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​El estudio de la Universidad de Costa Rica implementó por primera vez el uso de cámaras submarinas para identificar las especies.

Tiburones del Pacífico se favorecen en áreas protegidas; escasean en zonas de pesca, dice estudio

De las 29 especies analizadas en el estudio, 19 están en peligro de extinción por el impacto de actividades humanas

La abundancia de tiburones aumenta en las áreas marinas protegidas, mientras que las rayas abundan más en zonas de pesca, según muestra un estudio publicado el pasado 14 de octubre por la Universidad de Costa Rica (UCR).

“Encontramos una relación entre el sistema de áreas protegidas marinas con la presencia de tiburones grandes, como el tigre, el toro y el martillo”, afirmó Mario Espinoza, coautor del estudio e investigador del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar)

La mayoría de las especies identificadas (54%) habita en aguas profundas. De hecho, la mayor biodiversidad de tiburones y rayas se encontró en islas con poca perturbación humana: Isla Murciélago e Isla del Coco.

Infografía sobre tiburones en el Pacífico costarricense

Ambas islas tienen un alto nivel de protección y eso no es casualidad: en áreas marinas protegidas la cantidad de especies fue mayor. Por el contrario, en zonas donde se permite la pesca, la abundancia de tiburones disminuyó significativamente.

“Estas son especies fundamentales y verdaderos depredadores tope que controlan la abundancia de otros tiburones y rayas”, aseguró Espinoza.

La investigación analizó las poblaciones en Costa Rica de elasmobranquios, una clasificación que incluye rayas y tiburones. Entre las 29 especies que se identificaron, 19 están en peligro de extinción.

“Muchas están amenazadas por la sobrepesca, la degradación de los hábitats y el cambio climático”, afirmó Espinoza. La pesca ilegal es la principal amenaza, según la investigación.

Además, algunas especies, como el tiburón martillo, necesitan zonas como manglares, estuarios y desembocaduras de ríos para poder reproducirse y desarrollar a sus crías.

Aún así, los sitios donde se permite la pesca más bien favorecieron a las poblaciones de rayas, ya que ahí es donde se identificaron las mayores abundancias relativas de estos animales.

Lea: La ruta de los huevos de tortuga robados en Costa Rica: rastreadores GPS dan más de una pista

Para el director ejecutivo de la organización científica Beneath the Waves, Austin Gallagher, este hallazgo comprueba la importancia de las Áreas Marinas Protegidas para estas especies.

“Demuestra inequívocamente los beneficios positivos de las áreas marinas protegidas en muchas especies de tiburones amenazadas, y esta publicación establece un estándar importante para el futuro monitoreo de tiburones y rayas en los trópicos”, dijo Gallagher.

En total, Costa Rica registra 93 especies de tiburones, de los cuales sólo una parte fue identificada en el estudio. De esos 93, casi la mitad (43 especies) se encuentran en peligro de extinción.

Cámaras submarinas

Esta investigación utilizó cámaras submarinas para identificar a las especies, algo que le permitió a los científicos monitorear a los animales por más tiempo y a un menor costo, según indica la publicación.

La tecnología de este tipo se utiliza en el país desde el 2003, pero esta es la primera vez que se utiliza en un estudio de largo alcance, con varios sitios de monitoreo y durante un periodo largo de tiempo.

"Demostramos que (las cámaras) son capaces de proporcionar estimaciones rápidas y fiables de la distribución y abundancia de especies cuyos datos son escasos", señala la publicación.

Lea: Por migración de especies, científicos proponen corredor biológico entre Isla del Coco y Galápagos

En este estudio, las cámaras se colocaron en 11 sitios del Pacífico Norte, Pacífico Sur e Isla del Coco. Estas cuentan con un brazo de metal con carnada adherida a él, diseñado para atraer a rayas y tiburones.

Los científicos de la UCR, en conjunto con las áreas de conservación, instalaron las cámaras por un lapso de tres años, desde junio del 2016 hasta junio del 2019.

Ahora, se sabe que funciona. Debido a esto, la investigación señala que estas herramientas pueden servir para un futuro estudio de población, que permita identificar a todavía más especies.