No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

Más datos

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​La tecnología está en sus inicios, pero en el futuro podría rastrear las rutas del mercado negro de huevos de tortuga.

La ruta de los huevos de tortuga robados en Costa Rica: rastreadores GPS dan más de una pista

​La tecnología está en sus inicios, pero en el futuro podría rastrear las rutas del mercado negro de huevos de tortuga.

El nido de tortuga verde en Playa Corozalito, Guanacaste, es real, pero uno de sus huevos es falso. Lo plantó ahí la científica británica, Helen Pheasey, quien —inspirada en series televisivas de crimen—camufló un GPS para rastrear traficantes.

Dos días pasaron sin nada de actividad, pero al tercer día la señal comenzó a moverse: el “huevo” fue robado. El GPS avanzó por tierra hasta el Valle Central y llegó hasta San Ramón. De repente, paró.

“Se detuvo cerca del área de carga de un supermercado, en un callejón trasero. No era un sitio normal”, relató Pheasey a Ameliarueda.com. Al día siguiente, reanudó su viaje y terminó en una propiedad residencial.

De esta forma, científicos lograron, por primera vez, seguir con GPS una ruta de tráfico ilegal de huevos de tortuga en Costa Rica, desde la extracción de los huevos en la playa hasta su venta en la ciudad.

La tecnología aún es jóven, pero a futuro podría ayudar a seguir la pista del mercado negro, dijo Pheasey. Ella y su equipo de la Universidad de Kent (Reino Unido) publicaron la investigación el 5 de octubre en la revista científica Current Biology.

Actualmente, las rutas tradicionales de tráfico son conocidas en Costa Rica, pero el GPS disminuiría el riesgo para los conservacionistas, dijo el científico Didiher Chacón, presidente de la organización Latin American Sea Turtles (LAST).

“Yo trabajé como encubierto. Trabajar bajo la cubierta de ser vendedor o comprador es peligroso. Ese riesgo disminuye cuando tenés tecnología a tu favor”, explicó Chacón, quien no participó de la investigación.

Pero implementar estas tecnologías no sería fácil. “Es casi imposible” para las áreas protegidas comprar GPS, debido a su alto costo, dijo Yeimy Cedeño, administradora del Refugio de Vida Silvestre Ostional en Guanacaste.

El tráfico ilegal de huevos de tortuga, mientras tanto, amenaza la conservación de las especies y la economía local, ya que, por su aporte al turismo, “una tortuga vale más viva que muerta”, dijo Chacón.

En playas del Caribe fuera de áreas protegidas —como Moín o Parismina—, entre el 50% y el 100% de los huevos se pierden por el mercado negro, según informes de LAST. A nivel país, el dato formal no existe.

Lea: Decomisan 536 huevos de tortuga ilegales en Ostional; Refugio advierte de presión de mercado negro

Siguiendo el rastro

El rastreador de Pheasey engañó hasta a los saqueadores de huevos. Su cobertura blanca es convincente, ya que se hizo con impresión 3D. Pero lo más importante es cómo se siente: suave como un huevo real.

“Si estás en una playa saqueando huevos ilegalmente, trabajás de noche y rápido. Hay como 120 huevos en cada nido de tortuga verde. Cualquier cosa que se sienta diferente va a hacer la diferencia”, explicó Pheasey.

De los 101 rastreadores colocados en las playas Norte, Corozalito, Bejuco y Ostional, 25 fueron saqueados por traficantes. Los científicos siguieron la señal enviada cada hora por el GPS.

El tramo más largo que el equipo logró identificar fue de 137 km, desde Guanacaste hasta San Ramón. Sin embargo, no todos corrieron la misma suerte, ya que 32% de ellos tuvieron algún tipo de falla.

Para Pheasey, lo más importante de este experimento fue probar que la tecnología puede servir. No obstante, se necesitan más estudios para determinar las rutas principales del tráfico ilegal con mayor confianza estadística.

Si esto funciona, ayudaría a saber qué porcentaje de nidos se roban, cuáles son las rutas de salida de los huevos y cuánto salen fuera de las comunidades locales, dijo Chacón.

“No vamos a usar este estudio para tratar de atrapar a nadie. Pero, ahora que sabemos que funciona, en el futuro podemos comenzar a usarlo para identificar patrones en el comercio ilegal”, indicó Pheasey.

Limitaciones

Pese al hallazgo, es difícil pensar que las áreas protegidas puedan usar los GPS, indicó Cedeño, administradora de Ostional. Más bien, son una oportunidad para organizaciones científicas externas.

El costo de cada rastreador ronda los $60, según dijo Pheasey. Además, durante el experimento algunos rastreadores nunca se lograron recuperar y otros tuvieron daños irreparables. Es decir, la inversión no dura tanto.

Con el escenario de finanzas públicas actuales, el panorama es todavía más difícil, dijo Cedeño. “Sería genial poder tener ese nivel de tecnología para dar trazabilidad y mejorar el comercio legal”, añadió.

Por su parte, Chacón señaló que "en Costa Rica la conservación no es la actividad más apoyada por el estado. Al estado no le alcanza para hacer más de lo que hace en las áreas protegidas”.

Otra limitante es el mismo sistema judicial, indicó Cedeño. Esto debido a que muchas veces se realizan decomisos de huevos ilegales, pero los sospechosos no reciben sanciones. “Es muy desmotivante”, señaló.

Para Pheasey, esto también debe abordarse con educación en las comunidades, para advertir sobre los impactos del consumo de huevos. “La aplicación de la ley no va a ser la única solución”, agregó.

Lea: Biólogos: reactivar pesca de arrastre es riesgoso por falta de estudios sobre población de camarones

Tortugas marinas

En el mundo existen siete especies de tortuga marina. Cinco anidan en Costa Rica. Todas se encuentran amenazadas no solo por los mercados negros, sino también por la contaminación, pesca incidental y el cambio climático.

En el Refugio Ostional las poblaciones se han ido recuperando gracias a las estrategias de conservación: es uno de los nueve sitios en el mundo donde se pueden observar arribadas de tortuga lora. Pero incluso aquí, los saqueos de nidos son frecuentes.

“Todos los meses hay detenidos, lamentablemente. Casi todas las noches hay saqueo porque esta es una problemática bastante fuerte”, dijo Cedeño.

Ahora, el cambio climático las amenaza de otras formas. Los nidos en la playa son perturbados por las crecientes temperaturas y generan menos nacimiento de machos. Además, las tormentas y el aumento del nivel del mar pueden destruir los nidos, señala la organización WWF, en un informe.

Los nidos no sólo son importantes para las tortugas, sino también para otras especies del ecosistema que se alimentan naturalmente de los huevos. Un informe de LAST indica que los nidos en Tortuguero aportan más de 550 millones de kJ de energía al ecosistema.

Pero su conservación además es más rentable económicamente. El mismo informe estima que el valor neto de comercializar una tortuga —incluyendo los huevos y partes de la tortuga— es de $97,5. El valor neto del turismo generado con esa misma tortuga es de $314.

“Este es un recurso que no es de una playa o de un país. Los esfuerzos que se hagan tanto en positivo como en negativo influyen en la población que sobrepasa fronteras”, apuntó Cedeño.