No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

​El decreto de la administración Solís Rivera permitió a Incopesca exportar tiburones martillo, caballos de mar y tiburón ballena.

Tiburones martillo vuelven a ser considerada especie silvestre y no comercial, tras fallo de Sala I

​El decreto de la administración Solís Rivera permitió a Incopesca exportar tiburones martillo, caballos de mar y tiburón ballena.

Los tiburones martillo ya no serán considerados una especie comercial en Costa Rica, tras un reciente fallo de la Sala I. El tribunal anuló un decreto de la administración Solís Rivera que permitió esta categorización.

La Sala derogó el decreto ejecutivo 40379 el pasado 13 de noviembre tras un recurso de casación de la organización ambiental Marviva, según dijo el director de esta ONG, Jorge Arturo Jiménez, a Ameliarueda.com.

Este decreto del 2016 le dio al Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) la potestad de elegir cuáles especies exportar al mercado internacional, incluso entre las amenazadas con la extinción.

Anteriormente, un comité científico avalaba cuáles especies en peligro de extinción se podían comercializar. Con ese decreto, Incopesca incluyó a especies como el tiburón martillo, tiburón ballena y caballo de mar dentro de su lista de exportación, según explicó Jiménez.

Ante esto, Marviva interpuso un recurso administrativo que fue rechazado, por lo que la organización llevó el asunto a la Sala Primera. Ahora, el tribunal derogó el decreto y las “actuaciones conexas”; es decir, también derogó la lista de Incopesca.

“Ahora, consideramos que va a ser más difícil que especies en peligro de extinción sean exportadas y comercializadas internacionalmente”, debido a que la decisión está a cargo de un comité científico, dijo Jiménez.

El sector pesquero nacional buscó reactivar esta actividad debido a los altos precios que se pagan en el mercado internacional por aletas de tiburón, según explicó el director de la organización Marviva.

Pero algunas especies como el tiburón martillo y el tiburón ballena son sumamente vulnerables a la sobrepesca, debido a que se reproducen muy lento. Ellos pueden tardar hasta 10 años en reproducirse.

Debido a esto, muchos especímenes son capturados sin haberse logrado reproducir, según explicó Jiménez. Actualmente, las poblaciones de tiburón martillo se han reducido enormemente, dijo.

Un estudio de la Universidad de Costa Rica demostró que varias especies de tiburones abundan en las áreas marinas protegidas pero su diversidad y poblaciones cae dramáticamente en las zonas de pesca.

De acuerdo con la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos, la “sobreutilización (de la especie) y los mecanismos regulatorios inadecuados están aumentando el riesgo de extinción” de los tiburones martillo.

En Costa Rica, esta actividad se llevó a cabo durante los últimos años, con ciertas regulaciones para el sector palangre, explicó Jiménez.